Inflación "no está fuera de control": Díaz de León

Ajustar Comentario Impresión

- "La pobreza se deteriora más rápido que la inflación cuando ésta se incrementa", además de que afecta el crecimiento económico y el empleo, advirtió Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México (Banxico).

En ese sentido, señaló que el ritmo de desaceleración de la inflación comenzará a verse a partir de enero y mantendrá una tendencia decreciente para concluir en un 3.0% más/menos un punto porcentual a finales de este año, pero la postura monetaria debe ser prudente para lograrlo.

Bajo un escenario en el que la inflación en el país no cede, el Banco de México mostrará un sesgo más restrictivo durante 2018, pues implementaría este año hasta tres alzas a su tasa objetivo, de acuerdo con analistas de distintos grupos financieros.

Luego de que la inflación cerrara el 2017 con un incremento a tasa anual de 6.77%, el más alto en los últimos 17 años, Díaz de León advirtió que la inflación redistribuye el ingreso y el poder adquisitivo, afectando en mayor medida a la población con menores recursos.

"En el tipo de cambio real podemos decir que no necesariamente es un choque de oferta, es un choque que todavía está sujeto a la definición de la relación bilateral con Estados Unidos, y es algo que sigue todavía con incertidumbre", dijo el banquero en su discurso.

Los estimado para la tasa de Banxico van de 7.25% a 8.50% para el cierre de este año.

Detalló que las condiciones para un comportamiento ordenado en los precios son un tipo de cambio sin movimientos abruptos, que no se tengan choques abruptos en la inflación subyacente y que el mercado laboral se mantenga estable.

En el evento también participó el titular de la Secretaría de Hacienda, José Antonio González Anaya, quien afirmó que México sigue siendo competitivo, a pesar de la reforma fiscal que recientemente se aprobó en Estados Unidos.

En tanto que consideró como riesgos para la inflación, la incertidumbre generada por la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) y la volatilidad que pudiera provocar el proceso electoral de México.

Recordó que como parte de la política monetaria del Banco Central, la Junta de Gobierno seguirá de cerca la evolución de la inflación respecto a la trayectoria prevista, considerando el horizonte en el que opera la política monetaria, así como los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazos.