El OLED del iPhone se divide

Ajustar Comentario Impresión

Este año Apple ha estrenado en su gama de móviles la primera pantalla AMOLED de su historia, una tecnología que ha venido integrando Samsung en sus móviles desde hace muchos años y en muchas generaciones de sus móviles, independientemente de la gama a la que pertenezcan.

Este mismo caso puede ocurrir con Apple. Aunque, si Apple confió en ellos, razones de sobra deberán tener para confiarles una parte fundamental de sus próximos terminales. "Claro que no sólo se venderán 15 o 16 millones de iPhone X Plus por lo que de igual manera Samsung tendrá que entrar en escena además para suplir estas pantallas de 6.9" al igual que las pantallas de las secuelas del iPhone X que tendrán un tamaño de 5.8 o 6".

El año pasado Apple también invirtió US$2,700 millones en LG para mejorar y ampliar la capacidad de producir gran cantidad de pantallas OLED.

Como siempre este tipo de rumores hay que cogerlos con pinzas y con cierto escepticismo, a falta de que se confirmen o filtren detalles. El modelo con pantalla grande sería de LG y el más pequeño de Samsung. Durante 2017 uno de los smartphones que llevaba pantallas OLED era el Pixel 2 de Google, y precisamente por su pantalla no destacaba.

LG en este aspecto no necesita sólo hacer frente a la demanda de Apple, sino igualar a Samsung también en calidad de fabricación, no en vano Samsung cuenta actualmente con el 95% de la producción mundial de pantallas OLED. Por lo tanto, no es sorprendente que la empresa esté buscando un proveedor OLED alternativo que suministre los paneles OLED junto con Samsung para los iPhone de este año.