Apple debe trabajar en la adicción que provocan en niños sus aparatos

Ajustar Comentario Impresión

Jana Partners LLC y el Sistema de Retiro para Maestros del Estado de California, que poseen una participación de $ 2 mil millones en Apple, le preguntaron a la compañía en una carta abierta, publicada el sábado, para abordar el problema de la adicción a los teléfonos entre los niños.

Preocupa la adicción en alza por los efectos de los dispositivos electrónicos en los menores.

"Más de 10 años después del lanzamiento del iPhone, es un cliché señalar la ubicuidad de los dispositivos Apple entre niños y adolescentes, así como el crecimiento en ese grupo del uso de redes sociales".

La carta menciona diversos estudios y encuestas sobre cómo la constante utilización de los teléfonos inteligentes y las redes sociales afectan negativamente la salud mental y física de los menores. Entre otros impactos negativos ligados a la adicción al teléfono figura la falta de sueño y la depresión.

"Nadie le da a sus hijos las llaves de auto y los deja manejar, nos tomamos el tiempo de ensenarlos, por eso deberían de entrenarlos también en el manejo de las redes sociales".

Ambos entes advirtieron que la creciente ansiedad entre los jóvenes por el uso intenso de los iPhones "probablemente impactará incluso a Apple".

Aunque las compañías tecnológicas no han reconocido abiertamente que sus dispositivos pueden ser adictivos, algunas personas relacionadas con Silicon Valley han comenzado a admitir que los aparatos, las aplicaciones para dispositivos móviles y las redes sociales fueron diseñados para causar adicción y hacer que los usuarios estén pegados a ellos el mayor tiempo posible.

"Pedimos específicamente que Apple cree un comité de expertos y especialistas para investigar y estudiar el asunto y monitorear los desarrollos tecnológicos", subrayaron.

Lo anterior lo reporta el Wall Street Journal, basado en un estudio hecho en 2016, donde padres declaran que sus hijos simplemente no pueden soltar el celular.

En un comunicado, Apple dijo que el iPhone y otros dispositivos que utilizan su software móvil ya ofrecen distintos controles que les permiten a los padres restringir o bloquear "de inmediato todo lo que un niño puede descargar o acceder en línea".