Familiares de víctimas de Fujimori pedirán ayuda al papa para anular indulto

Ajustar Comentario Impresión

Familiares de víctimas de abusos a los derechos humanos en Perú dijeron ayer que buscarán reunirse con el papa Francisco durante su visita a Lima la próxima semana, para manifestar la "injusticia" que implica el indulto del expresidente Alberto Fujimori, que cumplía una condena de 25 años de prisión.

Los representantes de las víctimas informaron a la CorteIDH a finales de diciembre sobre el indulto otorgado a Fujimori por el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, y solicitaron la audiencia.

Hace unos días, el propio Comité Ejecutivo Nacional de Fuerza Popular, que Becerril integra, señaló, a través de un comunicado, que saludan el indulto otorgado a Fujimori, "a pesar de discrepar con la forma en que se logró".

Fujimori se encontraba en prisión desde el 2005, cuando fue detenido en Chile.

El letrado recordó que "el Estado (peruano) ha sido buen cumplidor de la sentencias de la Corte", instancia que ha emitido 38 resoluciones referidas a responsabilidades del Perú.

La activista Gisela Ortiz, hermana de uno de los estudiantes de la universidad La Cantuta asesinados por el grupo militar encubierto Colina en 1992, afirmó que "no hay gestos desde el Estado que nos permitan cerrar con este dolor que permanentemente se abre cuando se toman este tipo de decisiones, de espaldas al derecho de los familiares".

No obstante, Ortiz agregó que ahora "ha traicionado ese compromiso y el voto que le hemos dado", en los comicios que disputó frente a Keiko Fujimori, la hija del exmandatario indultado el pasado 24 de diciembre.

"Perú está visto a nivel mundial como un país de corruptos, en que cuatro presidentes están acusados de corrupción en el caso Odebrecht, un país donde existe arreglos políticos para dar indulto a un sentenciado a 25 años de cárcel por violación de derechos humanos", añadió.

Rosa Rojas, familiar de dos de las víctimas del "Caso Barrios Altos" no puede contener las lágrimas hoy, miércoles 10 de enero de 2018, durante una rueda de prensa en Lima (Perú).

"Me han quitado ese derecho de ser madre, de ser esposa, por eso salgo a las calles a reclamar justicia, la inocencia de mi esposo, que le han puesto un apelativo tan feo, la gente nos margina, diciendo que somos terroristas, no fuimos terroristas, fuimos personas muy humildes", expresó Rojas.