Costa Rica: opinión CorteIDH sobre matrimonio gay es histórica para América

Ajustar Comentario Impresión

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ordenó a Costa Rica y a todos los países integrantes del Sistema Interamericano de Derechos Humanos garantizar el derecho al matrimonio igualitario, o sea que deberían realizar modificaciones a sus legislaciones nacionales para que el matrimonio no sea solamente entre un hombre y una mujer.

Esto abriría las puertas para que parejas del mismo sexo puedan acceder a créditos como una unidad familiar, recibir herencias y beneficios de sus parejas, e inclusive, adoptar niños.

La resolución de la Corte se dio a conocer este martes, luego de que el Gobierno enviara una consulta al ente internacional en mayo del 2016.

Este alto tribunal ha expresado que "los Estados deben garantizar el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, para asegurar la protección de todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación con respecto a las que están constituidas por parejas heterosexuales".

Esta opinión consultiva abre la posibilidad para que se presente la posibilidad de reconocer la unión de esta población. "Hoy la CIDH ha dicho que la dignidad humana es una sola y que la igualdad de derechos es indiscutible; no distingue por orientación sexual o identidad de género", afirmó Chacón.

La Defensoría de los Habitantes también celebró la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En tanto, sobre la identidad de género, el comunicado emitido por la propia Corte sostiene que "resolviendo la pregunta planteada por Costa Rica, la Corte consideró que el cambio de nombre, la adecuación de la imagen, así como la rectificación a la mención del sexo o género, en los registros y en los documentos de identidad para que estos sean acordes a la identidad de género autopercibida, es un derecho protegido por la Convención Americana".

Carvajal acotó que la opinión de la CIDH es de acatamiento obligatorio para todo el Estado costarricense, pues así lo ha reconocido la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia con opiniones anteriores.