Apple es investigado en Francia por "obsolescencia programada" de sus iPhone

Ajustar Comentario Impresión

La llamada ralentización en los modelos más antiguos ha generado controversia entre los millones de usuarios de Apple, al punto de que la empresa ha ofrecido una disculpa por el "malentendido" y ha ofrecido en ocasiones descuentos para cambiar de baterías.

La causa, abierta el 5 de enero, califica de "engaño" esta práctica, y continúa la estela de la queja que interpuso la asociación francesa Halte sobre la obsolescencia planificada (HOP), presentada el 27 de diciembre. Muchos acusan a Apple de caer en la "obsolescencia programada", pero la compañía insiste en lo opuesto. En ella acusan al gigante tecnológico de disminuir intencionalmente el rendimiento y la duración de sus smartphones mediante su sistema de actualización.

El grupo estadounidense, que cada año saca a la venta un nuevo modelo de iPhone, reveló el mes pasado que ralentizaba voluntariamente el rendimiento de los teléfonos para prolongar su duración.

La decisión se tomó, según la compañía, debido al uso de baterías de ion de litio, a las que cada vez les cuesta más responder a las numerosas demandas del usuario del dispositivo a medida que va siendo utilizado. Con estas declaraciones se confirma el rumor que venía circulando desde hace años en la prensa especializada.

La agencia de noticias AFP informó este lunes sobre la apertura de una investigación contra Apple por parte de la justicia francesa.

Se trata de la segunda investigación de este tipo en Francia después de la que se abrió en Nanterre, en las afueras de París, contra el fabricante japonés de impresoras Epson por las mismas sospechas.

Y pide a Apple "cooperar con total transparencia con las autoridades judiciales e indemnizar el daño a sus clientes".