Senador estadounidense Franken renuncia por acusaciones de acoso sexual

Ajustar Comentario Impresión

El demócrata Al Franken, que el mes pasado fue acusado públicamente de haber besado a una reportera en contra de su voluntad, anunció desde el pleno del Senado que dejará su curul después de recibir múltiples acusaciones de acoso sexual.

Indicó que algunas acusaciones contra él no son ciertas y que recuerda otras en forma diferente que sus acusadoras.

Franken dijo que "Puedo renunciar a mi escaño, pero no voy a renunciar a mi voz", agregando que hablará sobre diferentes temas como un activista. Aun así reconoció que no podía cooperar plenamente con la investigación y al mismo tiempo ejercer sus responsabilidades de representar a los votantes.

Franken fue una de las figuras clave en el Comité de Inteligencia del Senado que criticó a Facebook, Google y Twitter por la influencia de Rusia sobre las elecciones y nuestro discurso político.

El miércoles por la mañana, una mujer dijo que Franken trató de besarla por la fuerza en 2006, lo que el senador negó. Horas después, otra mujer dijo que Franken la tocó inapropiadamente cuando posaban para una foto en el 2009. El legislador de Minnesota, uno de los nombres que despuntaba como "presidenciable" para 2020, se preocupó por marcar las diferencias con los republicanos, en particular con el presidente, Donald Trump, que ha sido acusado por 13 mujeres, y Roy Moore, candidato a senador en Alabama, acusado de acosar y abusar a adolescentes hace más de tres décadas.

La senadora por Nueva York Kirsten Gillibrand encabezó la petición en su perfil de Facebook, en el que señaló que "ya basta". "Necesitamos trazar una línea y decir que nada de esto está bien, nada es aceptable, y nosotros, como líderes elegidos, deberíamos mantener un estándar más alto".

Gillibrand fue la primera en pedir la renuncia de Franken el miércoles, pero los demás la secundaron rápidamente.

El último en pagar las consecuencias de esta pérdida del miedo entre las mujeres acosadas ha sido Franken, quien ante las crecientes presiones dentro de su propio partido tras recibir acusaciones por parte de hasta ocho mujeres distintas, se vio obligado a abandonar su escaño. "Es hora que se haga a un lado".