CNDH emite recomendación a la Sedena

Ajustar Comentario Impresión

Fue el padre de una de las víctimas quien levantó la denuncia; según su testimonio, el 27 de enero de 2016, día de los hechos, elementos del Ejército retuvieron a su hijo, un sobrino y dos personas más en la Finca de su propiedad, a donde le impidieron ingresar y desde donde escuchó que pedían auxilio.

Según un comunicado, tres de los detenidos fueron subidos dos horas después a la parte trasera de un vehículo y el cuarto fue liberado.

El hombre que presenció afuera de su casa los hechos acudió en la búsqueda de los jóvenes a varias agencias del ministerio público local y federal, sin obtener información de ellos.

"Dos días después, personal de la Fiscalía General del Estado le informó que en un rancho ubicado sobre la carretera Tepatitlán-Tototlán habían sido localizados los cuerpos sin vida de dos de los detenidos, mientras que el tercero había sido trasladado al Hospital Regional de ese municipio para su atención médica, por las lesiones que presentaba", informó la CNDH. - Luego de acreditar las violaciones a los derechos humanos por el cateo ilegal, detención arbitraria, desaparición forzada y ejecución de personas en un Tepatitlán de Morelos, Jalisco, la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió una recomendación contra la Sedena. Además, al interior del mismo, las personas fueron víctimas de tortura y violencia sexual.

El organismo nacional presidido por Luis Raúl González Pérez concluyó que los jóvenes fueron detenidos de manera arbitraria, pues los militares no tenían una orden de aprehensión, además que no lograron acreditar la flagrancia del supuesto delito del que se les señalaba ni la urgencia como causa legítima para llevar a cabo el aseguramiento.

A su vez se omitió presentarlos ante el Ministerio Público de manera inmediata y faltó la elaboración del informe.

Según la declaración de la víctima sobreviviente, militares intentaron asesinarla en varias ocasiones quebrándole el cuello con una técnica conocida como "llave china", ya que así vio que mataron a las otras dos personas.

El organismo solicita al titular de la Sedena que repare integralmente el daño ocasionado a las víctimas y sus familias, los inscriba en el Registro Nacional de Víctimas y colabore en las denuncias presentadas por la CNDH ante la Procuraduría General de la República y el Órgano de Control de la Sedena.

También pidió que se imparta un curso de capacitación a personal castrense para prevenir y proscribir la desaparición forzada, tortura, tratos crueles, detenciones arbitrarias y cateos ilegales, así como elaborar o, en su caso, actualizar el protocolo para que se empleen cámaras fotográficas, de videograbación y grabación de audio en todos los operativos militares.

La Comisión Nacional reconoce que la Sedena realizó acciones de reparación del daño, entre ellas: entregar recursos económicos y brindar atención médica a una víctima, así como atención psicológica a los familiares de las víctimas.