Llegó inconsciente al hospital pero tenía un tatuaje de "no resucitar"

Ajustar Comentario Impresión

Un peculiar dilema ético se vivió entre el personal médico del Jackson Memorial Hospital, en Miami Florida, luego de que recibieran inconsciente a un paciente de 70 años que presentaba un elevado nivel de alcohol en la sangre y quien lucía la frase: "DO NOT RESUSCITATE" (No resucitar) tatuada en el pecho.

Al un principio, el equipo médico decidió ignorar el mensaje, a pesar de que la palabra "NO" estaba subrayada y contaba con la firma del paciente, basándose en un razonamiento que todo deberíamos seguir, que es el de no elegir un camino irreversible cuando uno no está seguro; por lo que se le dio tratamiento médico de reanimación a base de sueros intravenosos para ganar tiempo antes de tomar la decisión de vida o muerte, mientras se realizaba una reunión sobre si era ético o no hacer caso al mensaje en la piel.

El paciente ingreso sin la compañía de algún familiar y carecía de documentos que acreditaran su residencia, solamente el tatuaje que trae escrito permitirá ubicar a alguna persona que logre identificarlo.

De acuerdo al informe, el hombre de 70 años de edad llegó inconsciente y con antecedentes de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, diabetes mellitus y fibrilación auricular. Mientras tanto los médicos consideraron el mensaje del tatuaje que llevaba el paciente por lo que formalizaron una orden de no resucitación, como la última voluntad del hombre.

El autor del artículo médico aseguró que el departamento de ética aconsejó que "que respetáramos el tatuaje del paciente (...) Sugirieron que era más razonable inferir que el tatuaje expresaba una preferencia auténtica, lo que podría verse como precaución pero también como una ceremonia de adherencia a la tradición y normas médicas, y que la ley a veces no es lo suficientemente ágil como para apoyar la atención centrada en el paciente y el respeto por sus intereses".

Los médicos llevaron al hombre a cuidados intensivos y se sorprendieron al ver en su pecho un tatuaje con la leyenda 'No resucitar'.

El hombre que no se identificó públicamente, murió a la mañana siguiente.

La oficina de Prensa del Ministerio de Seguridad Pública indicó el viernes a The Associated Press que recibieron una alerta sobre el deceso de la mujer, pero el Servicio Nacional de Guardacostas no atendió el evento porque no tuvo capacidad para desplazarse tan pronto al lugar.