Se registran al menos 3 explosiones en capital de Zimbabue

Ajustar Comentario Impresión

Chombo era un miembro destacado de la llamada facción "G40" del gobernante partido Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF, por su sigla en inglés) liderada por la esposa de Mugabe, Grace, quien buscaba suceder al presidente.

Señal de la tensión imperante, la embajada de Estados Unidos en Zimbabue había recomendado a sus ciudadanos permanecer en sus casas a causa de la "incertidumbre política".

En un comunicado, el portavoz del partido dijo que las declaraciones de Chiwenga están "claramente calculadas para perturbar la paz nacional (.) y sugieren una conducta traidora por su parte con intención de incitar a la insurrección".

El presidente Robert Mugabe, el único líder que ha conocido Zimbabue en 37 años de independencia, estaba liderando una reunión semanal del gabinete en la capital el martes.

Poco después, militares en uniforme leyeron una proclama transmitida por la televisión estatal, negando que haya un golpe de Estado en Zimbabue y asegurando que el presidente Mugabe está a salvo. "Lo que estas fuerzas quieren es pacificar una situación degenerada política y socialmente en nuestro país que, si no es tomada en cuenta, podría resultar en un conflicto violento". También se observó a soldados cargando municiones cerca de un grupo de cuatro vehículos militares.

La crítica situación se produce en medio de tensiones sin precedentes entre el jefe de Estado y las Fuerzas Armadas, que amenazaron con intervenir tras la destitución del vicepresidente Emmerson Mnangagwa.

Militares toman TV estatal en Zimbabwe; niegan golpe de Estado

Los hechos ocurrieron varias horas después de que la AP viera tres camiones militares de transporte de personal con varios soldados, dirigiéndose en caravana rumbo a los cuarteles ubicados justo afuera de la capital.

Tras una jornada tensa en el país después de que algunos tanques fueran vistos en dirección a la capital, Harare, la ZANU-PF aseguró que no considera que la actitud de Chiwenga represente al resto de la cúpula militar.

"Debemos recordarle a quienes están detrás de estos chanchullos desleales que cuando se trata de proteger nuestra revolución, los militares no dudaremos en intervenir", afirmó.

Mnangagwa huyó a Sudáfrica y en un comunicado dijo que "pronto controlaremos los resortes del poder en nuestro bello partido y país".

La primera dama ahora parece posicionada para ocupar el lugar de Mnangagwa como uno de los dos vicepresidentes del país durante una conferencia del partido a realizarse en diciembre, lo que provocó que mucho en Zimbabue sospechen de que pudiera ser la sucesora de su esposo.