EEUU rechaza acusación de Morales sobre sabotaje y conspiración ‎

Ajustar Comentario Impresión

El expresidente y vocero de la causa marítima, Carlos Mesa, confirmó este martes que se reunió con funcionarios de la Embajada de Estados Unidos y lamentó que el presidente Evo Morales haya revelado en un discurso público que "espía a sus compatriotas".

Horas antes, el presidente Morales denunció públicamente que cuatro funcionarios de EEUU, a la cabeza de Brennan, se reunieron con un expresidente -no mencionó nombre- para ofrecerle apoyo a una potencial candidatura de oposición al Movimiento Al Socialismo (MAS).

"Este tipo de reuniones son parte de las responsabilidades y funciones normales de los diplomáticos en todas partes del mundo y de ninguna manera constituyen "conspiración" ni "injerencia", señala el comunicado de la embajada.

Inmediatamente la embajada norteamericana informó en un comunicado de prensa que, en efecto, "el señor Peter Brennan realizó una visita de cortesía al expresidente Mesa para despedirse y presentarle a los nuevos funcionarios de la embajada". Otros estudios presentan a Mesa como el contrincante con mayor apoyo ante una eventual postulación del actual gobernante.

Morales busca ser habilitado para las elecciones de 2019 para buscar un cuarto mandato y en las encuestas el único político que se le acerca y que podría disputarle la presidencia en una eventual segunda vuelta es Mesa, aunque él no tiene planeado postular.

Morales habló durante un evento en el que su gobierno entregó a la jerarquía castrense boliviana un emblemático edificio en el que operó la expulsada Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), en lo que llamó una muestra de la soberanía de su país frente a supuestas actitudes injerencistas de las autoridades estadounidenses.

También defendió que Morales administra su cuenta de Twitter, que el Estado no ha invertido "ni un solo" peso para lograr una alta influencia y, por contra, consideró "racista" y "discriminatorio" que en la red se ponga en duda la autoría de los mensajes.