Declaran la deuda de Venezuela en "default parcial"

Ajustar Comentario Impresión

La primera reunión entre el gobierno y sus acreedores para discutir una reestructuración de la deuda externa y de la de su petrolera estatal concluyó el lunes sin propuestas concretas, dijeron a Reuters varios participantes del encuentro.

Este fin de semana se cumplieron 30 días del periodo de gracia por lo que se determinó colocar en grado SD/D ("selective default/default") esta deuda soberana.

Siluánov dijo recientemente que Rusia impondrá a su principal socio latinoamericano unas condiciones de pago, muy ventajosas, especialmente en el primer tramo, dadas las dificultades económicas que atraviesa Venezuela.

El presidente Nicolás Maduro anunció el 2 de noviembre que buscaría "refinanciar y reestructurar" la deuda, aduciendo una "persecución financiera" liderada por Washington.

Un incumplimiento puede declararse por el gobierno, los grandes acreedores o las agencias calificadoras.

Paralelamente, la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA, en inglés), que reúne a entidades que representan a tenedores privados de deuda, aplazó hasta este jueves la reunión que tenía previsto celebrar este martes en su sede de Nueva York para analizar el caso de Venezuela. Una evaluación negativa de ISDA accionaría el pago de los seguros CDS (Credit Default Swaps).

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, aseguró que Venezuela es "buen pagador" y canceló esas obligaciones, así como intereses del bono PDVSA vencidos la semana pasada, de 81 millones. Y sus reservas internacionales también han sido dilapidadas pues ni siquiera llegan a los 10.000 millones de dólares.

"Hemos bajado dos calificaciones a 'D' (default), y bajamos la calificación de la deuda soberana en moneda extranjera a largo plazo a 'SD' (default parcial)", indicó S&P.

Maduro anunció avances en negociaciones con sus aliados China -al que adeuda unos US$ 28,000 millones- y Rusia, que firmará posiblemente el miércoles un acuerdo que reestructura US$ 3,000 millones de los US$ 8,000 millones que le debe Venezuela.

Además, la firma advirtió que el proceso de renegociación de la deuda de PDVSA "probablemente se prolongará debido a las sanciones de restricciones de capital impuestas por Estados Unidos" a Venezuela.

Ayer China y Rusia boicotearon junto con Bolivia y Egipto una reunión en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre Venezuela, en la cual Estados Unidos calificó al país como "una amenaza".

Se busca que Venezuela cumpla cabalmente sus obligaciones, pese a los intentos de Estados Unidos para impedirlo, indicó el gobierno venezolano.

Sumándose a las sanciones de Estados Unidos y Canadá, la Unión Europea adoptó el lunes medidas que impiden a empresas europeas entregar a Venezuela armas o equipos para "represión interna".

Con el desplome de los precios del petróleo, fuente de 96% de divisas del país, el gobierno recortó drásticamente importaciones para pagar deuda, provocando severa escasez de alimentos y medicinas.