Taekwondoín vende riñón para FIESTA de su hija

Ajustar Comentario Impresión

"Si ella es feliz, yo soy feliz", dijo sobre su hija.

Su hija, Araceli, es la razón por la que trabaja de sol a sol y tratará de hacer todo lo posible para que ella tenga su fiesta de XV años. Por eso tiene pensado vender su riñón.

Maximiliano ganó dos medallas de oro en el extranjero y una plata a nivel nacional pero reconoció que no se puede vivir del taekwondo.

"Trabajo 17 horas por día, de lunes a lunes, no tengo alternativa", añadió Almandoz, quien percibe un ingreso mensual de 800 dólares, aproximadamente 15 mil pesos mexicanos.

"Vendo riñón para hacerle la fiesta de 15 años a mi hija", pudo leer entre los comentarios de una nota periodística la cadena rusa RT, donde decenas de personas ofrecen sus órganos desde distintas partes de América Latina, texto escrito por el peleador de taekwondo, galardonado en diversos países de Sudamérica. "Las ventas del almacén bajaron muchísimo, la gente consume menos", aseguró Javier, quien explicó que el problema con su negocio comenzó en el 2014.

El deportista argentino detalló que paga ocho mil pesos solamente de luz y que debido a ello tuvo que buscar un segundo trabajo, pues no le alcanza.