El inusual intruso en obra de Van Gogh

Ajustar Comentario Impresión

Un museo de Missouri, en el centro de Estados Unidos, realizó un extraño descubrimiento al estudiar bajo el microscopio una pintura de Vincent Van Gogh.

"Los Olivos es una pintura muy querida en Nelson-Atkins, y este estudio científico no hace más que aumentar nuestra comprensión de su riqueza", afirma Julián Zugazagoitia, director del museo. Es usual encontrar insectos o material vegetal en una imagen pintada al aire libre, señaló la conservadora.

El equipo se puso en contacto con el paleoentomólogo Michael S. Engel, profesor de la Universidad de Kansas, para su posterior estudio.

Pero Van Gogh no era un matador de insectos. El saltamontes no se puede utilizar para una datación más precisa de la pintura.

Para entonces Van Gogh ya se había quejado de las incomodidades de pintar al aire libre, incluidos los insectos.

"Debo haber recogido un buen centenar de moscas y más en los cuatro lienzos que obtendrás, por no mencionar el polvo y la arena", le escribió Van Gogh a su hermano Theo en una carta en 1885. Estos hallazgos sugieren que las áreas donde Van Gogh empleó este rojo, ya sea solo o mezclado con otros colores, parecen un poco diferentes hoy que cuando se completó la pintura. La obra se encuentra ahora expuesta en el Museo Van Gogh en Ámsterdam. Se están llevando a cabo más investigaciones para evaluar el impacto de estos cambios de color.

La obra data de junio de 1889, y fue realizada mientras el artista se encontraba recluido de manera voluntaria en el manicomio de Saint Paul-de-Mausole, donde le permitían dar paseos por los alrededores.