Por la suba de impuestos, Coca Cola analiza frenar una inversión millonaria

Ajustar Comentario Impresión

Ayer el Gobierno anunció que daría marcha atrás con los impuestos internos anunciados la semana pasada para el vino (iba a pasar de 0% a 10%), el champagne, los espumantes y la cerveza (que iba de 8% al 17%). Hoy, estas infusiones pagan un 8% por ese tributo, pero pasarían a 16%.

Sin embargo, la decisión que tomó el Gobierno Nacional de aumentar los impuestos sobre las bebidas azucaradas no fue tomada con buenos ojos por por Coca Cola.

En septiembre, el presidente, Mauricio Macri, había indicado la cercanía del titular de la multinacional con las políticas implementadas en el país: "El CEO de Coca Cola es fanático de esta etapa de la Argentina".

Asimismo, la empresa dejaría de comprar jugos de frutas en el país.

La compañía había adquirido en 2016 jugo concentrado por unos 250 millones de dólares, de lo cual destinó el 80 por ciento a exportación. Se trata de jugos de limón, manzana, naranja, peras, pomelo, uva y durazno que son producidos en las regiones del NOA, NEA y el Alto Valle de Río Negro, en la Patagonia.

Durante su gira por Nueva York, Macri mantuvo un encuentro con autoridades de Coca Cola durante el cual habrían conversado sobre la cuestión impositiva.

"El incremento de los impuestos internos sobre las bebidas azucaradas con un Producto Natural como es el azúcar, fundado en opiniones sin base científica sobre nutrición y beneficiando a bebidas endulzadas con edulcorantes sintéticos con tasa 0%, tendrá un impacto negativo en los precios del azúcar debido a la baja demanda de los mismos", agregaron.