Tiene el ser humano entre sus ancestros a ¿una rata?

Ajustar Comentario Impresión

Se trata de dos dientes de pequeñas criaturas parecidas a ratas que vivieron hace 145 millones de años a la sombra de los dinosaurios, y son los primeros fósiles indiscutibles de mamíferos pertenecientes a la línea que llevó a los seres humanos.

Dea cuerdo a lo publicado por BBC, los dientes de estas criaturas extintas (similares en apariencia a las musarañas) que correteaban a los pies de los dinosaurios, fueron descubiertos en este sitio que se extiende por 153 kilómetros fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por su particular geología.

En ese caso, estos nuevos dientes fósiles de 145 millones de años "son, sin lugar a dudas, los más antiguos conocidos de la línea de mamíferos que conduce hasta nuestra especie", aseguró Sweetman.

En el mundo de la paleontología ha habido muchos debates sobre un espécimen encontrado en China, de unos 160 millones de años, que se pensó que era del mismo tipo que los ahora encontrados, pero estudios recientes lo han descartado, recuerda de la nota. Sin embargo, esto ha sido disputado por otros estudios que se basan en información molecular. Cuando estaba analizando muestras de rocas recogidas en la Bahía Durlston para su tesis, encontró estos dientes que eran de un tipo nunca visto antes en rocas de esta época. Una de ellas podría ser un animal escarbador y que probablemente comía insectos, y el más grande quizás podía comer plantas también.

Los dientes "son de un tipo muy avanzado que pueden perforar, cortar y machacar comida, y están también muy desgastados, lo que sugiere que los animales a los que pertenecían vivieron un buen momento para su especie".

"También estaban muy gastados, lo que indica que los animales a los que pertenecieron tuvieron una vida prolongada para su especie", añadió Steve Sweetman, investigador de la Universidad de Portsmouth que examinó los dientes.

Una de estas especies fue bautizada Durlstotherium newmani, un guiño a Charlie Newman, propietario de un pub de la localidad de Worth Matravers, cerca del lugar del descubrimiento. La otra, Dulstodon ensomi, por Paul Ensom, paleontólogo local de Swanage, el pueblo en el que se realizó la excavación.