Informe revela que el cambio climático tiene efectos en la salud

Ajustar Comentario Impresión

Olas severas de calor, disminución de la productividad laboral y diseminación de las enfermedades son tres de las fuertes consecuencias del cambio climático que aumentaron en los últimos años, según reveló un extenso informe publicado en The Lancet.

Asimismo, entre 2000 y 2016 aproximadamente 125 millones de adultos mayores de 65 años estuvieron expuestos a olas de calor, con posibles impactos en la salud que van desde insolación hasta insuficiencia cardíaca o mayor riesgo de lesión renal por deshidratación.

El acrecentamiento de las temperaturas igualmente ha generado una caída de un seis por ciento en la productividad laboral en las franjas rurales.

Además, entre 2000 y 2016, los desastres naturales relacionados con el clima como huracanes, inundaciones y sequías, aumentó en un 46%.

Aunque claramente no se puede vincular estos fenómenos al cambio climático, su relación resulta "viable" y aseveran los expertos que en el futuro puede haber un aumento de la "frecuencia y gravedad" de estos desastres naturales. "Las perspectivas representan un desafío, pero todavía tenemos la oportunidad de darle la vuelta a esta terrible emergencia médica", señaló en un comunicado Anthony Costello, director de Salud Global en el University College London Institute.

El informe, titulado The Lancet Countdown on Health and Climate Change, también informa que ha aumentado la propagación de enfermedades infecciosas y, en términos económicos, los eventos climáticos extremos supusieron pérdidas de 129 mil millones de dólares tan solo en 2016.

El reporte evidencia que el impacto del cambio climático en la salud de las personas es cada vez más fuerte y exige acciones inmediatas para reducir la amenaza. Su capacidad de transmisión se ha desarrollado en cerca de diez por ciento desde el año 1950 y el número de casos de personas con dengue casi se ha duplicado cada década.

Este documento es el primer análisis anual completo sobre el progreso del cambio climático; el proyecto está liderado por la revista The Lancet, en colaboración con 24 instituciones académicas y organizaciones intergubernamentales, incluidas la OMS y la Organización Meteorológica Mundial. Por otro lado, el costo de la inacción se contabilizará en pérdidas de vidas que aún se pueden prevenir, agregó.