Rajoy deja abierta la puerta del diálogo para mejorar relación con Cataluña

Ajustar Comentario Impresión

El Gobierno español, presidido por Mariano Rajoy, dio cinco días al presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, hasta el lunes próximo, para que confirme si ha declarado la independencia de esa región española, según fuentes oficiales.

El líder conservador explicó que ese requerimiento es "previo a cualquiera de las medidas que el gobierno puede adoptar al amparo del Artículo 155" de la Constitución, que da la potestad al gobierno central para suspender la autonomía.

Puigdemont anunció el martes que aprovechaba la victoria obtenida en el referendo prohibido del 1 de octubre para proceder con la declaración de la independencia catalana, pero propuso congelar su puesta en marcha algunas semanas para permitir el diálogo y la mediación con el gobierno en Madrid.

En su comparecencia el martes ante el Parlamento catalán, Carles Puigdemont dejó en suspenso la declaración de independencia de la región, para intentar abrir un diálogo con el gobierno español.

Rajoy reiteró que lo que tuvo lugar el pasado 1 de octubre fue una votación ilegal para "volar la Constitución, la unidad de España y el Estatuto de Cataluña" y que fracasó "rotundamente".

"En la respuesta que el presidente de la Generalitat dé a este requerimiento, ahí se marcará el futuro de los acontecimientos en los próximos días", añadió Rajoy, asegurando que va a actuar "con prudencia y con responsabilidad".

Rajoy se comprometió a escuchar los aportes de las fuerzas parlamentarias y llamó a éstas a "contribuir a mitigar, con serenidad", una situación que los españoles están viviendo con "inquietud y zozobra". Aseguró que se puede dialogar de cuestiones como la calidad de los servicios públicos, de cómo financiarlos y de qué manera mejorar el marco de convivencia entre todos.

Advirtió, a la vez, que "no es posible aceptar, bajo la apariencia de un diálogo equívoco, la imposición unilateral de puntos de vista que se saben imposibles de aceptar por una de las partes".

"No necesitamos más mediadores que nosotros, que somos los representantes de la soberanía popular", reiteró la portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, quién valoró el pacto alcanzado entre Rajoy y el líder socialista, Pedro Sánchez, de abrir en seis meses la reforma constitucional.

En rechazo frontal a la posición del presidente español se manifestaron los diputados de las formaciones independentistas Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Partido Demócrata Europeo de Cataluña (PDeCAT), quienes le reprocharon su "empeño" por mantener la unidad de España a toda costa.