¿Qué dice la autopsia del cerebro del asesino de Las Vegas?

Ajustar Comentario Impresión

El dictamen fue claro: los médicos no hallaron anormalidades en el cerebro de Paddock, en su afán de intentar esclarecer qué pudo haberle motivado a disparar sobre la muchedumbre que disfrutaba de un festival de música country.

Un buen número de hoteles de Las Vegas (EE.UU.) aumentaron el nivel de seguridad en el acceso a sus instalaciones, tras la masacre ocurrida en la ciudad el pasado domingo y en el que murieron 58 personas y medio millar más resultaron heridas. Desde que ocurrió la matanza del 1 de octubre, su cronología ha cambiado en varias ocasiones, y la policía y los representantes del hotel parecen discrepar en el aspecto fundamental del momento de los disparos.

Peritos de Nevada realizaron una autopsia al cadáver de Stephen Paddock, incluido su cerebro, para descubrir padecía de alguna enfermedad mental.

"Todas esas cosas que ustedes esperarían encontrar... no las hemos encontrado", confirmó el Sheriff del Condado de Clark, Joe Lombardo, en una entrevista dada a 'The Las Vegas Review-Journal'.

Con indicios de lograr encontrar algo, y motivado a las declaraciones del propio hermano del homicida, Eric Paddock, quien expresó a la Policía de Las Vegas "deseo que abran su cabeza y encuentren algo".

Las armas en la habitación de Paddock. "Hay información perdida", dijo.

En tanto, todavía se esperan los resultados de dos líneas de investigación: las pericias toxicológicas y el por qué el médico Steven Winkler le había prescripto a Paddock drogas contra la ansiedad en junio pasado. Desde su habitación logró asesinar a 58 personas antes de verse rodeado por las autoridades y acabar con su vida. Por su parte, la empresa MGM Resorts, propietaria del Mandalay Bay y otros 12 hoteles del Strip de Las Vegas, dijo que trabaja de "manera consistente" con las fuerzas del orden local y nacional para garantizar la seguridad de clientes y trabajadores, aspecto que calificó como una de sus "principales prioridades". Desde allí cometió la mayor masacre de la historia de los Estados Unidos luego del 11-S.