Puigdemont amagó con declarar la independencia de Cataluña

Ajustar Comentario Impresión

El presidente catalán, Carles Puigdemont, dará hoy un paso decisivo en el conflicto de secesión que mantiene expectante a España y Europa, cuando devele en el Parlamento regional si avanza con la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) de Cataluña, una decisión a la que el Ejecutivo español tiene previsto responder con contundencia.

Este artículo otorga al Gobierno español la facultad de asumir directamente funciones desempeñadas por las autoridades regionales.

Si el presidente autonómico no atiende el requerimiento, el Gobierno central, siempre con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, adoptará las "medidas necesarias para obligar" a la región al "cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general", según el artículo 155.

Puigdemont dijo este miércoles 11 de octubre que España y Cataluña "no deben tener condiciones previas al sentarse a conversar". "Y con la misma solemnidad, el Gobierno [catalán] y yo mismo proponemos que el Parlamento [catalán] suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el cual no es posible llegar a una solución acordada".

El Consejo de Ministros aprobó el requerimiento en una reunión extraordinaria, después de que Puigdemont afirmara en el Parlamento regional que asume el "mandato del pueblo" catalán en el referéndum ilegal de autodeterminación del pasado 1 de octubre para que "Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república".

Rajoy presidió una reunión del comité de dirección del PP (centroderecha, partido gobernante) que se centró en analizar la situación en la región española de Cataluña a la espera de saber si Puigdemontanuncia mañana la independencia. Aseguró que se puede dialogar de cuestiones como la calidad de los servicios públicos, de cómo financiarlos y de qué manera mejorar el marco de convivencia entre todos.