Talibanes liberan a una familia secuestrada durante 5 años

Ajustar Comentario Impresión

El siguiente contenido proviene de socios externos.

El ejército paquistaní "recuperó cinco rehenes occidentales, entre ellos un canadiense, su esposa nativa de Estados Unidos y sus tres hijos de la custodia de terroristas a través de una operación basada en información de inteligencia de tropas y agencias de inteligencia de Pakistán", según el comunicado.

Un hombre canadiense, Joshua Boyle, su esposa estadounidense, Caitlan Coleman, y sus tres hijos fueron trasladados a Pakistán, para finalmente poder encarar su regreso definitivo a casa, informó el Ejército de este país y la Casa Blanca.

La pareja había viajado al país de Medio Oriente en un recorrido por varias ex repúblicas soviéticas centroasiáticas, entre ellas, Uzbekistán, Kirguizistán y Tayikistán.

"Esperamos ver este tipo de cooperación y trabajo en equipo para ayudar a asegurar la liberación de los rehenes restantes y en nuestras futuras operaciones conjuntas de contraterrorismo", concluyó.

Los talibanes publicaron en diciembre de 2016 un vídeo de la pareja acompañada por dos de sus hijos nacidos en cautiverio en el que pedían ayuda al presidente de EEUU, Barack Obama, y a su sucesor, Donald Trump.

La inesperada liberación de los rehenes coincidió con un momento de tensión en las relaciones entre ambos países, tras un discurso en el que Trump se mostró muy crítico con Pakistán, el pasado agosto.

La declaración pakistaní dijo que la familia había estado detenida en Afganistán, pero que "las agencias de inteligencia estadounidenses la habían estado siguiendo" y compartieron que habían cruzado la frontera el miércoles.

"La cooperación del Gobierno paquistaní es una señal que demuestra que está cumpliendo con las demandas estadounidenses para que haga más para mejorar la seguridad en la región", consideró Trump.

Dentro de poco, el secretario de Estado Rex Tillerson y el secretario de Defensa James Mattis visitarán Pakistán, con el fin recordarle a Islamabad que su apoyo a los grupos yihadistas debe cesar, según afirmaron recientemente altos responsables estadounidenses.