Se multiplica cifra de niños obesos por 10 en cuatro décadas

Ajustar Comentario Impresión

En 2016, el número global de niñas y niños por debajo del peso normal fue de 75 millones y 117 millones, respectivamente.

En el estudio, publicado en la revista The Lancet por el Día Mundial de la Obesidad, que se celebra el 11 de octubre, se analizaron el peso y la talla de cerca de 130 millones de individuos, 31.5 millones de edades comprendidas entre los cinco y los 19 años y 97.4 millones de 20 años más. La tasa aumentó de menos del 1% (equivalente a cinco millones de niñas y seis millones de niños) en 1975 hasta casi el 6% en las niñas (50 millones) y casi el 8% en los niños (74 millones) en 2016. Además, participaron otros 1000 colaboradores a quienes se les analizó la evolución del índice de masa corporal y la obesidad desde 1975 hasta 2016. Si en 1975 eran unos 11 millones las personas entre cinco y 19 años obesas, el año pasado habían 124 millones, según un informe de la Organización Mundial de la Salud y el Imperial College de Londres, con motivo del Día Mundial de Lucha contra la Obesidad.

"Ahora tenemos niños que están ganando peso cuando tienen 5 años de edad", a diferencia de los niños de la misma edad hace dos generaciones", dijo a CNN Majid Ezzati, profesor de salud ambiental mundial en el Imperial College de Londres.

Estas preocupantes tendencias, abundó, reflejan el impacto de las políticas y la comercialización de alimentos en todo el mundo, que han hecho que los alimentos saludables y nutritivos sean demasiado caros para las familias y las comunidades desfavorecidas. Sin embargo, en los países de ingresos bajos y medios, especialmente en Asia, la tasa se ha visto acelerada en los últimos años.

El problema radica en que los niños y los adolescentes han pasado rápidamente de ser una mayoría con bajo peso a una mayoría con sobrepeso en muchos países de ingresos medios, incluso en Asia oriental, América Latina y el Caribe.

Según los autores, este cambio podría ser consecuencia del mayor consumo de alimentos de alto contenido calórico, sobre todo de hidratos de carbono muy elaborados, que engordan y afectan al estado de salud durante toda la vida. Con esta tendencia, si no se toman medidas "serias y concertadas" contra la obesidad, "se pondrá en riesgo innecesario la salud de millones de personas, lo que llevará unos costes humanos y económicos", ha alertado Leanne Riley, experta de la OMS y coautora del estudio.

Según datos recientes del estudio Aladino, parece que hay "cierta tendencia a un crecimiento menor de la obesidad en niños y jóvenes, pero nuestro país registra aún una de las tasas más altas de Europa y el problema sigue en aumento, con lo que no podemos quedarnos tranquilos", señala Mercedes Gil, jefa del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre fisiopatología de la obesidad y nutrición.

Además, la OMS pide a los trabajadores sanitarios de primera línea que detecten y atiendan de forma activa a los niños con sobrepeso u obesidad. "Más concretamente, es preciso reducir el consumo de alimentos muy elaborados baratos, con alto contenido calórico y bajo valor nutricional", destacó Bull.

-Que los niños dediquen menos tiempo de ocio a actividades sedentarias.