Irán dará 'respuesta apropiada' a decisión de Trump sobre JCPOA

Ajustar Comentario Impresión

Bahram Qasemi, vocero del ministerio de Relaciones Exteriores, advirtió que si la Casa Blanca incluye a la unidad persa en su paquete de sanciones "deberá aceptar las consecuencias" 9 de octubre de 2017 Guardia Revolucionaria iraní El régimen iraní amenazó este lunes a Estados Unidos con una respuesta "aplastante" si el gobierno de Donald Trump incluye a la Guardia Revolucionaria persa en su lista de grupos terroristas.

"Si la noticia sobre la estupidez del Gobierno estadounidense de considerar a la Guardia Revolucionaria como un grupo terrorista es correcta, entonces la Guardia Revolucionaria considerará al Ejército estadounidense como al Estado Islámico en todo el mundo, particularmente en Oriente Medio", aseguró el comandante del Ejército élite iraní, Mohammad Ali Jafari, a través de un comunicado.

Además, Estados Unidos acusa a Irán de "apoyar" al terrorismo y de realizar operaciones de guerra cibernética, lo que es rechazado por el país asiático. Además, el jefe de la Guardia Revolucionaria advirtió que "si se aprueba la nueva ley de sanciones de EE.UU., ese país tendrá que mover sus bases regionales fuera del alcance de 2.000 kilómetros de los misiles iraníes".

El 7 de junio, el Estado Islámico se reivindicó un ataque al parlamento de Teherán y al mausoleo del ayatolá Ruhollah Khomeini, el fundador de la República Islámica, quitándole la vida a al menos 18 personas.

Decenas de miembros de la Guardia, incluidos altos comandantes, han sido asesinados en Siria e Irak.

Su decisión no supone la salida de Estados Unidos del acuerdo, pero sí abre un proceso que podría desembocar en la reanudación de las sanciones a Teherán por su programa nuclear, un paso que podría suponer el fin del pacto. Sin embargo, se espera que Trump anuncie pronto las nuevas sanciones.

En ese sentido dijo que su "gran preocupación" con respecto a Corea del Norte es que "es muy improbable que la dictadura norcoreana esté dispuesta a aceptar un acuerdo" internacional para renunciar a la construcción de armas nucleares "si el único acuerdo en el mundo que ha permitido tal renuncia es al mismo tiempo puesto en tela de juicio".