Huracán Nate aumenta intensidad hacia la costa de Luisiana

Ajustar Comentario Impresión

La tormenta avanza hacia el norte a 21 millas por hora, y llegará esta tarde a la costa noreste de la península del Yucatán, para luego entrar en el golfo de México y tocar tierra en Estados Unidos el sábado por la noche o el domingo por la mañana.

El vórtice del meteoro estaba a unas 180 millas al sur-sureste de la desembocadura del río Mississippi. Aún era un huracán de categoría 1, pero se espera que alcance la categoría 2 antes de tocar tierra.

Nueva Orleans, el 6 de octubre de 2017.

Las autoridades de Luisiana ordenaron a algunas personas que evacuaran zonas costeras e islas antes de la llegada de la tormenta.

Lo peor de este fenómeno meteorológico son las lluvias, que han provocado al menos 22 muertos en Centroamérica, donde hay varios desaparecidos, miles de refugiados, inundaciones y daños a la infraestructura y la agricultura.

El área de alerta se extiende desde Grand Isle hasta la frontera entre Alabama y Florida.

Según una declaración de la Casa Blanca publicada el sábado temprano, el presidente autorizó a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) y al Departamento de Seguridad Nacional para que coordinen todos los esfuerzos federales de socorro en casos de desastre.

Los meteorólogos pronosticaron que Nate dejará acumulaciones de lluvia de 7.5 a 15 centímetros en las costas del Golfo de México.

Agregó que la medida pretende acelerar la ayuda, salvar vidas y proteger la propiedad y la seguridad pública en la región.

"Él me aseguró que la ciudad tendría toda la asistencia que necesitamos cuando nos preparamos para Nate", dijo en Twitter.

Actualmente la tormenta tropical Nate se localiza en el mar del Caribe, entre las costas de México y Cuba y según previsiones del Centro Nacional de Huracanes, esta podría convertirse en huracán a su paso por los estados de Luisiana, Misisipi y Alabama.

El gobierno de Mississippi anunció la apertura de 11 centros de evacuación en zonas alejadas de la costa, con autobuses disponibles para los que no pudieran conducir.