Grito de Dolores en solidaridad con afectados por gran sismo

Ajustar Comentario Impresión

"Vivan los héroes que nos dieron patria y libertad, viva Hidalgo, viva Morelos, viva Doña Josefa Ortiz de Domínguez, viva Allende, viva Aldama y Matamoros, viva la Independencia de nuestra patria, viva México y viva Tlaxcala".

La comunidad mexicana alrededor del mundo celebra, como cada 15 de septiembre, el grito de independencia con mariachi, danzas tradicionales y, como no puede faltar antojitos mexicanos.

El huapango "Al pie de la sierra madre", y los bailables como "La víbora de la mar" hicieron la delicia de las familias victorenses, a las 9:17 de la noche inició Francisco Céspedes su interpretación: ¿Dónde está la vida?, un concepto diferente en un festejo patrio, lleno de romanticismo, para dar paso a la música vernácula, el Cielito Lindo. Yo le agradezco al presidente de la República la oportunidad de hacerlo en su representación.

Festeja el alcalde Alfredo Lozoya los eventos patrios ante un Parral Independiente.

De acuerdo con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Hidalgo adoptó los ideales independentistas que desde 1809, se extendían por el país a través de grupos liberales, ante el descontento con el régimen virreinal.

La ceremonia, que se repite cada año, evoca la arenga lanzada la madrugada del 16 de septiembre de 1810 por el cura Miguel Hidalgo, quien llamó a los mexicanos a sublevarse contra la autoridad virreinal de la Nueva España.

Tras encabezar la tradicional ceremonia del Grito de Dolores, el Primer Mandatario y su esposa en compañía de sus hijos, presenciaron los juegos pirotécnicos con los que concluyó la fiesta popular conmemorativa del Aniversario del Inicio de la Gesta de la Independencia de México.

Allí se les unió el Regimiento de la Reina, así como una multitud de campesinos armados con lanzas, hondas y aperos de labranza.

La guerra de Independencia vivió muchos episodios a lo largo de más de 10 años de lucha, durante los cuales, miles de compatriotas ofrendaron su vida por la causa insurgente, sin embargo, los primeros caudillos no vivieron para ver el sueño realizado.