Suprema de Kenia ordena repetir comicios presidenciales por irregularidades

Ajustar Comentario Impresión

En las zonas simpatizantes con el poder predominaba la calma. Robaron las elecciones durante mucho tiempo. El candidato opositor, Raila Odinga, presionó a la Comisión Electoral afirmando que no tenía "ninguna confianza" en su capacidad para llevar a cabo unas nuevas elecciones.

"Raila (Odinga) es el presidente ya, porque Uhuru (Kenyatta) nos ha engañado".

La mayor economía de África oriental tiene un largo historial de elecciones polémicas.

"La declaración de Uhuru Kenyatta como presidente electo no fue válida", señala la resolución del Supremo, adoptada tras un proceso judicial derivado del recurso que presentó la NASA, que denunció desde el mismo día de la votación que las elecciones eran un "fraude". Acorde con el prontuario, los comicios organizados por la Comisión Nacional Electoral (CNE) fueron limpios, como avalaron observadores internacionales, pero desconocidos piratearon los servidores del ente y modificaron los resultados.

En 2013, Odinga ya recurrió al Tribunal Supremo, aunque la impugnación no prosperó, lo que le costó a la corte críticas por haber utilizado, supuestamente, una jurisprudencia discutible y haber multiplicado las argucias procesales.

Luego de que la comisión declara ganador al mandatario, seguidores de la NASA protagonizaron violentas protestas en Nairobi y otras ciudades que según la Comisión Nacional para los Derechos Humanos de Kenia dejaron 24 muertos por represión.

"Este es un día desde luego histórico para el pueblo de Kenia", dijo Odinga después del fallo.

Según ellos, el proceso de recogida y de verificación de los resultados revestía errores e incoherencias "deliberados y calculados" para hinchar el número de votos de Kenyatta en detrimento de Odinga.

Por su parte, los abogados de Kenyatta consideraron que la gran diferencia de votos entre el presidente y su rival (más de 1,4 millones de votos) no daban lugar a dudas sobre su victoria.