Una multitud reclamó la aparición de Santiago Maldonado

Ajustar Comentario Impresión

Organizaciones de derechos humanos, políticas y sociales realizaron ayer una multitudinaria concentración en Plaza de Mayo en Buenos Aires, y se replicó en diferentes ciudades del país con la misma consigna: "la aparición con vida de Santiago Maldonado".

La cita de agrupaciones políticas y organismos de Derechos Humanos será en la Plaza Independencia desde las 18.

La preocupación pasa por conocer qué pasó con Maldonado, con el condicionante de varios testigos que afirman haberlo visto por última vez el martes 1º de agosto, huyendo de efectivos de Gendarmería, que reprimían dentro de una comunidad mapuche, en el Paraje Leleque de Chubut.

Mientras numerosos sectores de la sociedad afirman que se trata de un desaparecido en democracia, operaciones mediáticas intentaron penetrar en la opinión pública sosteniendo que el joven estaría en Entre Ríos, maniobra descartada por la misma persona filmada en una cámara de monitoreo.

Abuelas de Plaza de Mayo, Madres Línea Fundadora, la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH), la Liga por los Derechos del Hombre y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), entre otras, fueron las entidades que organizaron esta movilización durante la cual se leyó un crítico documento contra el Gobierno.

El Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas consideró que la desaparición de Maldonado exige 'la acción urgente del Estado para buscarlo y localizarlo, así como para identificar a los responsables'.

"Quiero a Santiago con vida", dijo el hermano del joven en el cierre de una masiva marcha y agregó que "a Santiago se lo llevó Gendarmería". "Es por eso que la única salida es el diálogo entre el pueblo Mapuche y el Estado Nacional", justificó. La voy a pelear hasta el final. "No me importa un carajo lo que me pase, quiero a Santiago con vida".

El marco de los reclamos son los vaivenes de una causa en la que recién este jueves se allanó la sede de Gendarmería y la escasa intervención del Gobierno nacional, que desligó a la fuerza policial y anunció el pago de recompensa a quien aporte datos sobre el paradero del joven.