Recomiendan precauciones por efectos de Franklin en Golfo de México

Ajustar Comentario Impresión

El sistema cruzó ayer la península de Yucatán sin causar víctimas ni daños graves, pero se espera que sea mayor su segundo impacto en tierras mexicanas tras recuperar hoy fuerza en el Golfo de México.

El SMN, en coordinación con el Centro Nacional de Huracanes de Miami, Florida, Estados Unidos de América, mantiene zona de prevención por efectos de huracán desde las costas del Puerto de Veracruz hasta Cabo Rojo, ambas localidades en Veracruz; zona de vigilancia por efectos de huracán desde las costas de Tuxpan hasta Río Pánuco, también en Veracruz, y zona de prevención por efectos de tormenta tropical desde las costas del Puerto de Veracruz, Veracruz, hasta Ciudad del Carmen, Campeche, y desde Tuxpan hasta Barra del Tordo, Veracruz.

El informe preliminar de los daños de Franklin en Veracruz incluye "afectación en tramos carreteros, cortes de luz, creciente de ríos y caída de árboles", dijo Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil del Gobierno. Estamos a tiempo, tenemos dos días antes del jueves; ya debería estar trabajando el ayuntamiento de Xalapa en ello.

Los 212 comités de Protección Civil se encuentran instalados y en alerta ante el paso de "Franklin", según dijo el mandatario veracruzano en entrevista para "Despierta".

El fenómeno natural registra vientos sostenidos de 110 kilómetros por hora y rachas de 140 kilómetros por hora, con un desplazamiento hacia el Oeste a 24 kilómetros por hora. "Se prevé que Franklin se convierta en huracán más tarde el miércoles y que toque la costa mexicana como huracán en la noche o temprano el jueves", señaló el parte.

Franklin se debilitaría rápidamente tras tocar tierra. Por su ubicación geográfica y amplia línea costera, tanto en el Pacífico como en el Atlántico, México es uno de los países más vulnerables a sufrir el embate de los huracanes con al menos una decena de fenómenos climáticos al año. En septiembre de 2013, el azote casi simultáneo de los huracanes Ingrid y Manuel dejó 157 muertos en Guerrero, de los cuales cerca de 50 fueron a causa de un deslave en el pueblo cafetalero de La Pintada.