Trump declara emergencia nacional por abuso de opioides — ÚLTIMA HORA

Ajustar Comentario Impresión

Todo el mundo está amenazado.

Legisladores federales del partido demócrata criticaron a Trump por no acatar la recomendación de la Fuerza de Tarea, apuntando que se había abstenido porque sería como aceptar que el problema del consumo de narcóticos de los estadunidenses no se resuelve con un muro en la frontera con México, sino con programas de salud pública y educación en Estados Unidos.

El mandatario describió como un "problema enorme" la adicción a los opiáceos, que incluye tanto los analgésicos recetados como la heroína y el fentanilo, una potente sustancia que se mezcla con otras drogas para aumentar su potencia y cuyo consumo dispara el riesgo de sobredosis.

De acuerdo con cifras de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) divulgadas este viernes, las muertes por sobredosis con opiáceos, que incluyen los analgésicos, las drogas sintéticas y la heroína, se duplicaron entre 2002 y 2015 en Estados Unidos.

El tercer ingrediente, según Trump, es "evitar que la gente use drogas", porque "si no empiezan, no tendrán un problema, y si empiezan, es difícil dejarlo".

La semana pasada, esa comisión emitió un informe que recomendaba a Trump declarar inmediatamente una emergencia nacional por el problema de los opiáceos, un mecanismo que eliminaría algunas barreras burocráticas y presionaría al Congreso para otorgar al Gobierno más fondos para combatir el problema. "Quizá podemos hablar con los jóvenes y decirles- no es bueno, es realmente malo para ti en todos los sentidos".

El presidente de EE.UU., Donald Trump, afirmó ayer que "nadie está a salvo" de la epidemia de adicción a los opiáceos, que en 2016 se cobró la vida de casi 60,000 personas en su país, y prometió "ganar" la batalla contra ese problema, mediante refuerzo de la seguridad en la frontera sur.

Tom Price, secretario de Salud y Recursos Humanos en la actual administración, también le había insistido que declarara la emergencia.