"Diana, nuestra madre": sus hijos revelan aspectos desconocidos de la princesa

Ajustar Comentario Impresión

A tan solo un mes de cumplirse 20 años de la muerte de Diana de Gales, la figura de la princesa está más presente que nunca. Charles Spencer está convencida de que Diana habría estado orgullosa del discurso que este pronunció en su funeral, en el que habló con total honestidad sobre el papel que su hermana jugó siempre en su vida, y en el que también encontró un momento para criticar a la prensa por el acoso continuo al que sometía a la princesa.

Si este lunes fueron sus hijos, los príncipes Guillermo y Enrique, los que hablaron con cariño de su madre en un documental emitido en el canal ITV, el próximo 4 de agosto se emitirá un controvertido reportaje en Reino Unido en el que se podrá ver a Lady Di hablando de su propia vida sexual.

En otro momento del documental, la princesa alude, además, a sus problemas con la bulimia.

El estilo, la elegancia y la simpleza parecen venir en los genes, ya que a los 26 años Kitty ha logrado convertirse en toda una estrella en la web.

Según Spencer, él no estaba de acuerdo con que los hijos de Diana tuvieran que hacer la caminata.

Quienes hicieron cumplir el protocolo, aseguró, "me mintieron y me dijeron que ellos (William y Harry) querían hacerlo, algo que naturalmente no fue así". "Parecía natural enterrarla en casa, ya que quería protegerla". La única "realeza" real para las masas y una persona que en definitiva, du tratada con un escrutínio injusto y que se fue antes de tiempo. "Es una escena que no olvidaré jamás", recordó el príncipe Guillermo en el documental. Cuando Diana vio las fotografías, decidió jugarle una broma.

"En sus años finales, Diana quedó muy deprimida por elementos de los paparazis y los tabloides", afirmó.

Las cámaras parecen adorarla y hay algo en su mirada que a muchos les recuerda a la Princesa de Gales. "Él fue uno de los mejores amigos que he tenido".

La princesa Diana está enterrada en los predios de la hacienda Althorp, en Northamptonshire, su hogar de niña, después de que el conde cambió los planes que contemplaban su descanso final en el mausoleo de la familia en la iglesia local.

"Había tanta emoción desenfrenada que estaba muy preocupado de dónde la podía enterrar para que estuviera segura". "Pero había, había, hasta que de pronto se desvaneció todo, hace unos siete años", confiesa Diana, quien contrajo matrimonio con Carlos de Inglaterra en 1981.