México no va a "ceder sustancia por rapidez" en el TLCAN — Guajardo

Ajustar Comentario Impresión

El Presidente Donald Trump ha perseguido a los mexicanos por robar empleos en Estados Unidos. Ahora trata de conseguir que los trabajadores al sur de la frontera obtengan un aumento salarial.

El mandatario mexicano se declaró "bastante sorprendido con esta nueva propuesta" que planteó Trump al margen de lo que estaba negociando el canciller mexicano Luis Videgaray, y le advirtió que "cualquier tema que altere la situación económica de México constituye un riesgo potencial para Estados Unidos, especialmente en cuestiones de migración".

Añadió que entre los gobiernos de México y Estados Unidos hay incentivos para concluir el proceso de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a principios de 2018, a fin de que no se empalme con las elecciones en ambos países, reveló el secretario de Economía (SE), Ildefonso Guajardo Villarreal.

Mientras que los funcionarios mexicanos están dispuestos a hacer algunos cambios, los empleos y los salarios se convertirán en un punto crítico si Trump va demasiado lejos y utiliza el tema como una herramienta contundente para frenar el déficit comercial del año pasado de 64 mil millones de dólares en bienes.

El gobierno mexicano argumenta que los menores costos de producción benefician a toda América del Norte. El TLCAN comprendía originalmente un acuerdo lateral destinado a proteger los derechos de los trabajadores que nunca se incorporó de manera formal al pacto.

A través del Acuerdo Transpacífico, México aceptó la incorporación de reformas laborales, pero Trump se retiró del acuerdo al inicio de su mandato.

"Nuestra meta es, antes que todo, no hacer daño a la agricultura", dijo Perdue sobre las conversaciones del TLCAN.

El acuerdo comercial cubre más de 1 billón de dólares de comercio anual, que se ha triplicado desde 1993.

La primera ronda de la renegociación del TLCAN, de un total de siete, se celebrará del 16 al 20 de agosto en Washington.

Sin embargo, la agencia de medios especula que esta presión sobre México puede ser una medida impulsada por parte del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, el cual se ostenta de promover un libre comercio "progresista".

Ante ellos, Perdue dijo que espera que México tome en cuenta esas ventajas mientras conversa con otros posibles socios comerciales.

"Esta es una muy buena oportunidad para los tres países sobre cómo mejorar el TLCAN", dijo. La compañía es un proveedor de partes para fabricantes de automóviles, incluyendo Ford Motor Co y habló desde Toronto, donde el gobierno provincial propone elevar los salarios mínimos en un 32 por ciento.