"La política tiene que ajustarse y bajar los impuestos" — María Eugenia Vidal

Ajustar Comentario Impresión

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal se pronunció a favor de una reforma constitucional y que "haya un sistema de seis años sin reelección y una elección intermedia a los tres años".

Por el contrario, la gobernadora alentó a creer que la "reforma económica" les llegará a muchas más personas y que el ajuste que se viene, en todo caso, pasará por las arcas del Estado, eliminando y reduciendo secretarias y presupuestos que para la gestión de Cambiemos está mal invertida. En un contexto en donde la inflación no cede, así como el desempleo comienza a ser una de las principales preocupaciones de la gente. Hoy estamos controlando combustible. "No tiene que ver con echar empleados públicos, sino con mejorar la atención y dar el ejemplo", acotó.

"La gente no da más de impuestos". "Es verdad que hoy Buenos Aires es la que menos fondos recibe, pero la plata la tiene que poner Nación y no las provincias", dijo. "Creo que la renta financiera tiene que pagar más definitivamente y el trabajo pagar menos", dijo.

Cuando le plantearon si hay que reformar la Constitución, Vidal afirmó: "Exacto". Por supuesto, siempre y cuando los resultados que coseche Cambiemos.

"No. No está en la agenda".

Tras señalar que eso lo venía "hablando con el Presidente y él está completamente de acuerdo", Vidal apuntó que "tiene que haber un ajuste de la política en general. Un disparate, ¡no!", expresó.

Lo cierto es que desde las esferas más cercanas a Mauricio Macri, han advertido reiteradas veces de su deseo por una reforma laboral, inspirada en las reformas recientemente impuestas en el caótico país hermano de Brasil.

Quien enarboló esa posición fue el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, quien rechazó la pretensión de modificar "a través de un fallo judicial" la ley del Fondo del Conurbano y advirtió que esa modificación debe ser debatida por el Congreso. Se formó con una quita del 10 por ciento de la recaudación de Ganancias, pero en 1996 se le fijó un tope a Buenos Aires de 650 millones de pesos, distribuyéndose el sobrante en todas las provincias.

Vidal explicó que "la plata durante todos estos años se la llevaron las provincias" y tildó como "inexplicable" que su territorio tenga que "seguir siendo la que menos recibe de un fondo que se llama Fondo del Conurbano".

Vidal también se refirió a la crisis en Venezuela y dijo: "No están solos".

"Mi responsabilidad es defender los intereses de los bonaerenses".