Demanda Chicago a Gobierno de EU por ciudades santuario

Ajustar Comentario Impresión

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, anunció que la ciudad demandará al gobierno por retener dineros públicos destinados a mantener la seguridad pública, únicamente por su característica de ciudad de bienvenida a migrantes.

Chicago demandó este lunes en una corte federal al Departamento de Justicia de Estados Unidos con el argumento de que retener los fondos destinados a la ciudad para equipar a sus policías pone a la población en riesgo y es una acto inconstitucional.

Chicago es considerada ciudad santuario desde la década de 1980 y ha reforzado sus políticas, en particular desde que Trump llegó a la Casa Blanca.

El año pasado el estado de Chicago recibió subvenciones de ese tipo por más de dos millones de dólares, que se utilizaron en la compra de vehículos policiales.

El programa en cuestión, las Becas Edward Byrne Memorial Justicia Asistencia, proporciona dinero a cientos de ciudades de todo el país.

Entre los reglamentos nuevos está que cada ciudad debe brindar un acceso sin límite a los agentes federales que buscan detener a los indocumentados.

"Esas nuevas condiciones también chocan con la política de la ciudad que promueve la cooperación entre las autoridades y las fuerzas del orden locales y las comunidades de inmigrantes", sostiene la demanda.

La denuncia de la ciudad expondrá que el Gobierno federal "no puede obligar a la policía local a que aplique funciones inscritas en la ley federal de inmigración", según el abogado Ed Siskel, uno de los letrados que presentará la queja.

Chicago se encuentra en la misma lista que otras metrópolis como Nueva York, Los Ángeles o San Francisco, entre otras jurisdicciones estatales o locales que mantiene políticas de protección de indocumentados y se han negado a cooperar con agentes federales de Inmigración.

En Illinois, donde está enclavada Chicago, hay una ley ya aprobada por el legislativo estatal, la llamada "Trust Act", que convierte al estado en santuario, pero el gobernador republicano Bruce Rauner aún no la ha firmado.