Engaños en la Casa Blanca

Ajustar Comentario Impresión

En el Air Force One, de vuelta de Alemania a Estados Unidos, el presidente de Estados Unidos dictó la primera respuesta pública que su hijo Donald Trump Jr. dio sobre el encuentro que mantuvo con una abogada rusa en 2016, según publicó este lunes The Washington Post.

Un abogado de Trump, Jay Sekulow, emitió una declaración en respuesta al reporte del Washington Post: "Aparte de no tener alguna consecuencia, las representaciones que ofrece son mal informadas, inexactas y no pertinentes".

En el comunicado, que fue enviado a The New York Times horas antes de publicar la información sobre la reunión con la abogada rusa, se enfatizaba que el objetivo del encuentro entre Trump Jr. y Veselnitskaya "no era un tema de campaña en ese momento", sino que ambos hablaron sobre el programa de adopción a niños rusos en EEUU, suspendido desde finales de 2012.

Según el Washington Post, Trump y sus asesores decidieron que era esencial que Donald Jr hiciera pública toda la información para evitar especulaciones.

Los asesores querían que la declaración de Trump Jr. fuera transparente y apegada a lo que ocurrió en ese encuentro.

Más tarde, esos argumentos se cayeron, luego de que el periódico The New York Times ventiló que el primogénito de Trump reconoció haber recibido un correo donde la abogada rusa le ofrecía información comprometedora sobre Hillary Clinton.

La controversia sin fin sobre la complicidad entre funcionarios rusos y el comité de campaña se convirtió en una espesa nube de tormenta estacionada sobre la Casa Blanca y que el actual gobierno parece incapaz de disipar.

El primer funcionario en caer fue el general Michael Flynn, quien había tenido contactos con diplomáticos rusos antes de asumir el cargo de consejero de seguridad nacional, pero ocultó esa información a Trump y al vicepresidente Mike Pence.

Los abogados del presidente dijeron que Trump no estuvo al tanto de la reunión hasta que la noticia emergió hace semanas, y Trump Jr. dijo que no le había dicho a su padre sobre la reunión cuando sucedió.

Simultáneamente, el propio Secretario de Justicia y Fiscal General, Jeff Sessions, tuvo que recusarse de cualquier investigación sobre la 'cuestión rusa' ya que también había mantenido reuniones con funcionarios rusos durante la campaña.

Trump defendió a su hijo y arremetió contra lo que ha tildado "cacería de brujas".