El eterno "apretón de manos" en la despedida de Trump y Macron

Ajustar Comentario Impresión

"En este caso sí que se puede decir: "¡Estás en muy buena forma!

Mientras tanto, entre dimes y diretes de los más destacados miembros del gobierno norteamericano, tanto por la discusión y modificación integral del Tratado de Libre Comercio, como por la construcción del muro de la ignominia, divisorio entre la frontera norte de México y Estados Unidos, Donald Trump tropieza cada vez más seguido, sin poder resolver los conflictos que él mismo ha generado.

Francia, señaló, ha encontrado a lo largo de su historia a "aliados sólidos, amigos que vinieron a auxiliarnos" y "Estados Unidos figura entre ellos, es por eso que nada nos separará jamás", declaró Macron.

"Fue un gran honor representar a Estados Unidos en el magnífico desfile de îBastilleDay", escribió por su parte Trump en Twitter.

"Felicidades Presidente @EmmanuelMacron!”, añadió, antes de tomar un avión de regreso a Washington".

En momentos en que Trump se encuentra aislado en la escena internacional, Macron extendió la alfombra roja a Trump, con quien espera mejorar las relaciones e incluso convencerlo de que cambie de opinión sobre su retiro del acuerdo de París sobre el clima.

También nos enfrentamos a graves amenazas de organizaciones terroristas', indicó el mandatario estadounidense durante una rueda de prensa conjunta con Macron en el palacio de Los Inválidos.

Uno de los principales críticos a la postura de Trump de no participar en el acuerdo precisamente fue Macron, quien invitó a científicos estadounidenses a ir a Francia, donde podrían seguir contribuyendo y "Hacer al mundo grande de nuevo" en alusión clara al slogan de la campaña de Trump.

A doscientos veintiocho años de distancia, Francia, hoy gobernada por Emmanuel Macron, quien surgido de los entretelones del marketing político, sin una ideología de derecha o izquierda; sino más bien de centro nacionalista, cuya bandera de campaña enarboló el joven presidente francés, bajo el lema "Francia para los franceses"; en esencia, la misma bandera de lucha política enarbolada por Donald Trump cuyo lema "América para los americanos", le dio el triunfo sobre su más cercana contendiente, la demócrata Hillary Clinton.