Francia: Macron pidió a Netanyahu reanude tratativas de paz

Ajustar Comentario Impresión

El presidente francés, Emmanuel Macron, ratificó este domingo (16.07.2017), en compañía del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, la responsabilidad de su país por la mayor deportación de judíos en Francia durante la Segunda Guerra Mundial, hace 75 años. Francia está a favor de la creación de dos estados independientes, uno israelí y otro palestino, en el territorio del antiguo Mandato Británico de Palestina ubicado oeste del Río Jordán. Por eso pidió "reanudar las negociaciones" con la vista puesta en dos Estados "con fronteras seguras y reconocidas; con Jerusalén como capital". Con diplomacia, subrayó que se debe "garantizar que no se cuestionan las condiciones para la negociación y la paz en la práctica y que todos respetan el derecho internacional", y añadió que se refería a "la continuación de las construcciones en las colonias" en terreno cisjordano.

La réplica de Netanyahu en ese punto vino con el argumento de que en realidad "los palestinos se niegan a reconocer un Estado judío independiente" al margen de las fronteras que tenga. Sin embargo, Netanyahu también dijo que comparte "las inquietudes israelíes sobre el armamento" del grupo chií libanés Hizbulá, y anunció que proseguirá la acción "diplomática" para "erradicar" esa amenaza. "No podemos construir el orgullo basado en una mentira", dijo el presidente.

Era la primera vez que un primer ministro israelí acudía a una ceremonia que rememora uno de los episodios más sombríos de la historia francesa.

Por encargo de las fuerzas ocupantes alemanas, policías franceses habían arrestado el 16 y 17 de julio de 1942 a unos 13.000 judíos, entre ellos unos 4.000 niños, que fueron encerrados en un velódromo de París y luego deportados por las SS hitlerianas a campos de exterminio en el este de Europa. No fue hasta 1995 cuando Jacques Chirac se convirtió en el primer presidente francés en pedir disculpas. La asociación Unión Judía Francesa para la Paz (UJFP) consideró fuera de lugar que un dirigente israelí fuera invitado a conmemorar "un crimen de lesa humanidad franco-francés" y el Partido Comunista declaró que Netanyahu no transmitía un "mensaje de paz".