China logra teletransportar un objeto a la órbita de la Tierra

Ajustar Comentario Impresión

Este satélite, llamado Micius, es un receptor fotográfico altamente sensible, capaz de detectar los estados cuánticos de fotones individuales disparados desde el suelo.

Un notable avance para la ciencia logró un equipo de científicos chinos, luego de que lograran teletransportar la información cuántica de una partícula, desde la Tierra hasta el espacio.

La hazaña establece un nuevo récord para el teletransporte cuántico, un misterioso fenómeno en el que las propiedades completas de una partícula se trasladan instantáneamente a otra - en efecto teletransportándola a un lugar lejano. A través del entrelazamiento cuántico, las partículas subatómicas tienen la capacidad de compartir propiedades, las cuales se modifican hasta equipararse independiente de la distancia que exista entre ellas.

Ahora, un grupo de investigadores en China llevó este proceso al siguiente nivel: teletransportó con éxito un fotón desde la Tierra hasta un satélite que orbita nuestro planeta a más de 500 kilómetros de distancia.

"Ha sido reconocido que la teletransportación de larga distancia es un elemento vital en protocolos como redes cuánticas a gran escala y en computación cuántica distribuida".

"Experiencias anteriores de teletransportación entre lugares distantes se han limitado a una distancia de 100 kilómetros, debido a la pérdida de fotones en fibras ópticas o canales terrestres libres", destacaron los científicos.

Por desgracia, no. La teletransportación cuántica, en términos fáciles, se basa en un enredo cuántico -una situación en la que un conjunto de objetos cuánticos (los fotones, por ejemplo) se forman en el mismo instante y punto en el espacio.

Para minimizar la cantidad de atmósfera en el camino, el equipo de expertos estableció su estación terrestre en Ngari, en el Tíbet, a una altitud de más de 4 mil metros.

Para realizar la experiencia, los científicos crearon pares de fotones entrelazados en el suelo, a una tasa de alrededor de 4.000 fotones por segundo, emitiendo un fotón de cada par de fotones para el satélite, manteniendo el otro fotón en el suelo.

Dicho procedimiento fue repetido en 911 ocasiones, y en todos ellos los resultados fueron positivos. Brevemente en un dispositivo cerca de ti, la Internet más que rápida: instantánea.