Comité Nobel: China tiene "gran responsabilidad" en muerte de Liu

Ajustar Comentario Impresión

Liu, condenado a once años de cárcel por incitar a la subversión, fue galardonado en 2010 con el Nobel por su lucha no violenta por los Derechos Humanos fundamentales en China, una decisión que llevó a este país asiático a romper lazos con Noruega, donde está el Comité del Premio Nobel de la Paz.

El activista, de 61 años de edad, fue puesto en libertad condicional el 26 de junio pasado por razones médicas y trasladado al Hospital de Shenyang, tras ser diagnosticado con un cáncer terminal de hígado a fines de mayo.

El disidente afirmó que deseaba ser hospitalizado en el extranjero.

Los médicos luego dijeron que consideraban que no había riesgos para trasladarlo al extranjero.

Liu había sido identificado desde el exterior como una de las figuras más visibles en la lucha por la democracia en China, aunque dentro del país era bastante desconocido debido a que las autoridades, de forma rigurosa, habían censurado las noticias sobre él.

Este texto le valió una condena a 11 años de prisión en 2009 por "subversión".

El secretario de Estado exhortó además a China a "liberar" a su esposa, "Liu Xia, de su detención domiciliaria vigilada y permitirle abandonar China, como es su voluntad".

La protesta, convocada por el abogado hongkonés y defensor de los derechos humanos Albert Ho, pretendía permanecer a las puertas del edificio hasta que el gobierno chino concediera a Liu el permiso para que pueda decidir libremente dónde quiere recibir tratamiento médico. Ahora, dijo, la prioridad es ayudar a su viuda Liu Xia a salir del país.

El secretario de Estado estadunidense, Rex Tillerson, rindió este jueves un homenaje solemne al disidente chino y consideró que el Nóbel de la Paz había "dedicado su vida a mejorar la humanidad".

Liu fue arrestado en 2008 por redactar un manifiesto conocido como la Carta 08, que exigía reformas políticas y libertad de expresión en China.

Liu Xiaobo fue y seguirá siendo una inspiración, dijo el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos Zeid Ra'ad al Hussein, quien expresó su "profundo pesar" por el deceso.