Aumenta a 288 el número de detenidos por protestas en Hamburgo

Ajustar Comentario Impresión

Ayer por la mañana el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier visitó en el hospital a los agentes heridos, junto al alcalde de Hamburgo, Olaf Scholz, y dijo que estaba "conmocionado y abatido por el ansia de destrozar mostrada por los manifestantes contra la Policía y los bienes de los ciudadanos".

"Si un país democráticamente consolidado como Alemania ya no es capaz de convocar a invitados internacionales, no solo peligra una única conferencia, sino que, en esencia, dejamos en manos de unos pocos delincuentes violentos y brutales, como los que hemos visto aquí en Hamburgo, la decisión y elección de lo que puede celebrarse o no en Alemania", dijo. La mandataria agradeció a las fuerzas de seguridad por su labor.

En su columna publicada este domingo en el diario Bild, el ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel, también se refirió a los disturbios y afirmó que los manifestantes violentos que han actuado en Hamburgo "no se diferencian para nada de los neonazis" y aclaro "todo esto no tiene nada que ver con 'razones de la izquierda'".

La policía alemana comunicó que en medio de las movilizaciones resultaron heridos varios agentes policiales.

La Policía usó carros lanzaaguas y gas pimienta para disolver las protestas de unos 600 manifestantes, que tras el cierre de la cumbre del G-20 se congregaron en el vecindario de Schanzenviertel, escenario de fuertes disturbios desde el viernes. Los manifestantes rompieron escaparates y entraron a los negocios para destruir y sacar objetos con los que armaban barricadas que incendiaban para bloquear el paso de la Policía.

Los disturbios por las protestas contra la cumbre del G20 siguieron en la noche del sábado en Hamburgo, informó por Twitter la policía, que indicó que en las manifestaciones fueron incendiados varios vehículos.

El jefe de operaciones de la policía de Hamburgo, Hartmut Dudde, señaló que 476 agentes habían resultado heridos desde el jueves, tras un despliegue de más de 20.000 efectivos, y que 186 personas habían sido detenidas.