Por qué no hay que rellenar las botellas de plástico con agua

Ajustar Comentario Impresión

- Ya es un hábito adquirido. Sobre todo, los pequeños recipientes suelen ser la opción predilecta de los adeptos al running y al entrenamiento. Sin embargo, esconde un potencial riesgo para la salud.

Según Treadmill Reviews, que compila investigaciones de expertos en el mundo fitness, beber un trago de una botella reutilizada sería equivalente a lamer la tapa del inodoro. Por más grotesca que suene la comparación, cada recipiente contiene cientas de miles de bacterias dentro.

La investigación siguió durante una semana las botellas de plástico reutilizadas con las que se hidrató un atleta. Una de ellas, la más contaminada, tenía 900 mil unidades de bacteria. Además del hecho de ser antihigiénicas, la publicación hace referencia a otro estudio que revela que hay un montón de productos químicos perjudiciales para la salud en el plástico que son liberados cuando este se rompe o se desgasta por el uso frecuente.

El estudio despertó dudas. Se desconoce el tratamiento que tuvieron las botellas. La razón, según especula la investigación, es simple: la mayoría de las personas no lava sus manos con jabón luego de ir al baño, transfiriendo la contaminación a varias superficies.

Cada recipiente contiene cientas de miles de bacterias dentro
Cada recipiente contiene cientas de miles de bacterias dentro

Otro estudio de 2002, publicado en la revista Canadian Journal of Public Health, determinó que dos tercios de las 76 botellas de agua que utilizaban estudiantes de primaria superaban los límites de bacterias recomendados.

Para muchos de nosotros recarga de agua nuestra botella de plástico se convirtió en una costumbre que además nos hace sentir bien con nosotros mismos ya que es un plástico menos que lanzamos a la basura y contribuimos para no contaminar tanto el planeta.

Por un lado el deterioro por el uso diario de la botella puede provocar la rotura física del plástico, en forma de rayazos, grietas o quiebras en el material poroso. Algunos de esos recipientes habían pasado hasta seis meses sin lavarse.

Así que si insistes en rellenar esa botella de agua, al menos puedes seguir estas recomendaciones para minimizar riesgos: antes de usarla inspeccionarla bien para asegurarte de que no tiene roturas y lávala con un detergente suave después de cada uso.