La enfermedad incurable que padece Daniel Radcliffe

Ajustar Comentario Impresión

Daniel Radcliffe, el protagonista de la saga Harry Potter, muchos años indicaron que sufría de las adicciones con las bebidas alcohólicas, pero con el pasar del tiempo el actor se animó a confesar la enfermedad con la que convive, llamada dispraxia. Contó, por ejemplo, que por la condición tenía problemas para atarse los cordones o escribir en la escuela. Desde Daniel Radcliffe que lo comentó en entrevistas, se ha preocupado por concientizar al mundo sobre esta patología no tan conocida.

No obstante, para el joven actor, este padecimiento no se ha convertido en algo que le impida realizar sus actividades en ningún momento: "A mí nunca me detuvo; y algunas de las personas más inteligentes que conozco tienen discapacidades de aprendizaje. El hecho de que algunas cosas nos resulten más difíciles solo hará que seas más determinado, que te esfuerces más y que seas más imaginativo para encontrar soluciones a los problemas", respondió Daniel Radcliffe a una pequeña de diez años que le confesó que también padecía dispraxia.

El trastorno del desarrollo de la coordinación motora (TDCM) -según su nombre científico- es un síndrome también conocido como el del "niño torpe", según Infobae.

Puede presentarse en diferentes áreas y niveles, como el lenguaje o el desarrollo emocional, habilidades motoras finas como el movimiento de la lengua para la correcta pronunciación, o incluso en el desarrollo de habilidades motoras gruesas como caminar y saltar.

Quienes padecen de la dispraxia pueden presentar lentitud y dificultad para realizar algunos movimientos que requieren la coordinación de varios grupos musculares.