Portugal aplastó a Nueva Zelanda y avanzó como líder

Ajustar Comentario Impresión

Portugal jugará el miércoles en Kazán la primera semifinal del torneo ante el segundo del Grupo B, lugar que seguramente se definirá entre Chile y Alemania.

El ánimo ruso acusó el gol y México logró por fin controlar el partido.

Liderada por el guante de Ricardo Quaresma en el pie y la potencia goleadora de Cristiano Ronaldo, la selección portuguesa de fútbol aplastó hoy 4-0 a Nueva Zelanda en San Petersburgo para avanzar a semifinales de la Copa Confederaciones de Rusia como primera del Grupo A.

"El profesor (Osorio) analizará el partido como siempre, nos dirá qué hicimos bien y qué hicimos mal, sobre de eso vamos a trabajar en los aspectos que nos hagan falta y creo que el equipo se ha mostrado mejor y hemos dado un paso muy bueno", agregó Lozano.

México fue apabullado 7-0 por Chile hace poco más de un año, para quedar fuera de la Copa América Centenario.

"Si queremos ganar, tenemos que vencer al que sea", dijo el delantero Javier Hernández. "Se vienen potencias mundiales, nosotros queremos llegar a la final y ganarla, lo haremos con modestia, como hicimos en la fase de grupos pero estamos listos para el que sea".

México ya ha sido campeón de este certamen, como local en 1999.

A los 61′ nuevamente intervino el VAR para anular un gol de Héctor Moreno, cuando ya el equipo norteamericano celebraba.

A los 24 minutos del partido, Rusia puso la primera del encuentro a través de un disparo cruzado de Samedov, que Ochoa no pudo atajar.

Los mexicanos, que habían generado peligro en el segundo tiempo, le dieron la vuelta a la pizarra con otro pase largo de Herrera, en este caso un despeje apenas desde fuera del área mexicana. La pelota viajó por todo el campo y Lozano aprovechó una mala salida del portero ruso para conectar de cabeza.

Apenas cinco minutos después, Bernardo Silva estiró la cuenta, luego de una sensacional jugada de Quaresma.

Rusia se quedó con 10 hombres a los 68 minutos por la expulsión de Yury Zhirkov recibió su segunda tarjeta amarilla.