Drone muestra imágenes del devastador incendio forestal en Portugal

Ajustar Comentario Impresión

Supuestamente la caída de un rayo en un árbol seco desató un incendio que se elevó al nivel de tragedia.

El también ex primer ministro portugués agradeció al Gobierno, los bomberos, los servicios de emergencias y las organizaciones civiles "que no estén escatimando esfuerzos para luchar contra el incendio y ayudar a la gente que lo necesita".

Más de mil bomberos seguían tratando de controlar un gigantesco incendio forestal en el centro de Portugal, que costó la vida a por lo menos 63 personas.

Poco a poco el fuego fue extendiéndose por los alrededores hasta que la carretera que conecta los municipios de Figueiro dos Vinhos y Castanheira de Pera se convirtió en un auténtico camino al infierno, en el que 30 personas quedaron calcinadas dentro de sus vehículos y motocicletas al no poder escapar de las llamas.

De los 57 heridos, seis de ellos se encuentran en grave estado, dijo el secretario de Estado de Administración Interna, João Gomes.

En tanto, las autoridades pudieron identificar a 24 de las víctimas.

Ayer comenzó el duelo nacional de tres días decretado por el gobierno.

Las vías, rodeadas de vegetación, han sido el epicentro de una tragedia "como no se recuerda" en el país, dijo el primer ministro portugués, António Costa, desde el puesto de control que las autoridades han instalado en Pedrógrão Grande para seguir las novedades, cada vez más desoladoras. "Estoy impactado por el número de muertos".

Los fuertes vientos que soplaron este sábado, unidos a temperaturas superiores a los 40 grados, fueron los causantes de la rápida propagación, algo que se ha repetido en las últimas horas y ha complicado las labores de extinción.

Las muertes ocurrieron en la zona de Pedrogao Grande, unos 150 kilómetros al norte de Lisboa. Durante esta jornada, llegarán dos aviones españoles y dos italianos, así como refuerzos terrestres, en el marco del mecanismo europeo de protección civil, activado a petición de Lisboa. Francia ha ofrecido tres aviones, mientras que España despachó dos naves, dijeron las autoridades locales.

Más de 773 bomberos y 226 vehículos fueron enviados desde la noche del sábado para combatir los incendios, que estallaron en Pedrógão Grande y se extendieron rápidamente en varias direcciones, sorprendiendo a los residentes de la región.