Un muerto y 10 heridos deja atentado contra una mezquita en Londres

Ajustar Comentario Impresión

La primera ministra británica, Theresa May, condenó hoy el ataque terrorista más reciente contra fieles que abandonaban una mezquita en Londres, y lo describió igual de repugnante que los recientes ocurridos en Reino Unido. Estaba gritando: 'Voy a matar a todos los musulmanes, voy a matar a todos los musulmanes'.

Según testigos citados por medios locales, cuando estaba siendo reducido por una multitud luego de intentar escapar del lugar, el atacante grito que su intención fue matar musulmanes.

Más temprano, el funcionario policial informó además que los 10 heridos, dos de ellos graves, pertenecen a la comunidad musulmana, pero sembró dudas sobre si la única víctima mortal falleció como consecuencia del atentado.

Posteriormente, la Policía confirmó su muerte y lo consideró una víctima mortal del ataque, pero se trata de establecer si efectivamente perdió la vida a consecuencia del atropello o no.

"Vi a un hombre bajo la furgoneta, que estaba sangrando y mi amigo me dijo que había que levantar el vehículo".

Luego de reunirse con el Comité Cobra, el comité de seguridad que reúne a los principales ministros del gabinete y la cúpula de los servicios de inteligencia y emergencia del país-, la mandataria volvió a anunciar su intención de revisar su actual estrategia para combatir el terrorismo y creará para ello una nueva comisión.

Khan solicitó a las autoridades británicas un refuerzo urgente de la seguridad en las mezquitas del Reino Unido dado que está por concluir el mes sagrado de Ramadán y comenzará la tradicional celebración musulmana de "Eid", del fin del ayuno.

Las repercusiones del ataque tuvieron como principal canal de expresión a las redes sociales, donde desde la primera plana de la política británica hasta la comunidad musulmana repudiaron el ataque.

Un vecino del barrio de Finsbury Park, Abdul Abdullahi, que pasó por la mezquita, habló de "una sensación de confusión" y dijo que vio "gente tirada en el suelo" mientras que el agresor "parecía indiferente, como si le trajera sin cuidado". Más tarde, a través de un comunicado difundido en Facebook, el alcalde condenó el "horroroso ataque terrorista".

También el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, manifestó su "conmoción" por el siniestro e indicó que la violencia contra una fe, sea cual sea, supone una agresión contra todas ellas. "Mis pensamientos están con aquellos afectados por este terrible hecho", expresó.

El 3 de junio, tres asaltantes a bordo de una camioneta atropellaron a varias personas en el London Bridge y luego apuñalaron a otras en el Borough Market, antes de ser abatidos por la policía.

En el incidente, diez víctimas resultaron heridas y un hombre murió.

El 22 de mayo en Manchester, un atentado suicida, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico, causó 22 muertos y un centenar de heridos a la salida de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.