Se retira Venezuela de reunión de consulta de OEA

Ajustar Comentario Impresión

La canciller venezolana Delcy Rodríguez dijo que, "de la OEA indistintamente sean las resultas de esta reunión, nosotros no reconocemos esta reunión como tampoco reconocemos las resultas que de ella devenga".

La crisis política en Venezuela, sacudida desde abril por protestas que dejan 70 muertos -reconocidos por el Ministerio Público-, será el punto dominante mañana de una sesión especial de los cancilleres miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), una caliente antesala a la Asamblea General del organismo en Cancún, México.

El documento, también considera la disposición para establecer un grupo u otro mecanismo de facilitación para apoyar "un revigorizado proceso de diálogo y negociación entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición".

En tanto que el proyecto presentado por San Vicente y las Granadinas, el cual retoma el texto presentado en anterioridad por la Comunidad del Caribe (Caricom), registró que ocho estados miembro votaron a favor, 11 abstenciones, 14 en contra y una omisión.

Sin secuestro, tras un cesación de más de una hora para estudiar la propuesta sobre la Constituyente que teóricamente tenía apoyos suficientes, Morales llamó a elegir ese texto y asimismo el del Caricom.

Para aprobarse un texto en una reunión de cancilleres se necesita el voto de 23 naciones, los dos tercios de los 34 Estados representados en la reunión (todos los del continente, ileso Cuba).

Si no se llega a un consenso, Estados Unidos confía en que el proceso de consulta entre los cancilleres se mantenga activo, mediante la suspensión de la reunión con el objetivo de retomarla más adelante, como ya ocurrió el pasado 31 de mayo.

La canciller, que abandonó la sesión en señal de protesta, reiteró que Venezuela "jamás volverá" a la OEA.

"Estén muy atentos, todos los escenarios están abiertos, pueden pasar muchas cosas, vamos a evaluar todas las opciones", dijo hoy Videgaray, anfitrión de la Asamblea, en una rueda de prensa tras la reunión de cancilleres sobre la crisis de Venezuela.

Según su borrador, ésta declara preocupación "por el bienestar del pueblo venezolano y por la estabilidad política y económica", "anhelo por el cese inmediato de la violencia, facilitar asistencia "de manera no partidista", exhorta a la cancelación de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, como está concebida actualmente, respeto al estado de derecho, liberación de presos políticos y a la adopción de calendario para las elecciones -sin mencionar observadores".

El dirigente sudamericano explicó que la preocupación panista, manifestada por medio de su líder nacional, Ricardo Anaya Cortés, fue con relación a la democracia, y se tocó el tema de Venezuela, mientras que con la dirigencia perredista, María Alejandra Barrales Magdaleno, se habló de derechos humanos y la amenaza a la libertad de expresión.