Periodistas y ONG's condenan supuesto espionaje del Gobierno de México

Ajustar Comentario Impresión

Se llama Pegasus y es un software malicioso diseñado por una compañía de Israel para recabar información de teléfonos móviles.

Sin embargo, el programa sólo debería ser utilizado para investigar a criminales y terroristas.

Las autoridades niegan el espionaje.

Pero eso no incluye a comunicadores y activistas, afirma.

De acuerdo a las normas de derechos humanos y el marco jurídico que regula la vigilancia gubernamental en México, los casos de espionaje a periodistas, defensores de derechos humanos y activistas anticorrupción son absolutamente insostenibles jurídicamente; informó la Red en Defensa de los Derechos Digitales.

¿Cómo se realiza el espionaje? .

En ocasiones el mensaje incluye información o datos cercanos al objetivo, una forma de persuasión conocida como "ingeniería social". Scott-Railton explicó que la infección se da mediante un mensaje de texto que contiene un enlace portador de un 'malware' conocido como Pegasus.

Así, quien envía el malware tiene acceso a los archivos del dispositivo, como videos, fotografías, mensajes, correos electrónicos y lista de contactos.

Pero además permite activar en cualquier momento, sin que la víctima se entere, el micrófono y cámara del aparato.

Una vez que se abre el enlace, el navegador redirige al usuario a uno de los sitios que son parte de la infraestructura de NSO Group, dándole la oportunidad al malware de instalarse en el dispositivo.

"The New York Times" examinó decenas de mensajes con apoyo de especialistas.

En total fueron 15 personas las que pudieron haber sido afectadas por acciones de espionaje ilegal del gobierno mexicano entre 2015 y 2016.

"Es muy poco probable que el gobierno haya recibido esa aprobación judicial para hackear los teléfonos de los activistas y periodistas", comentaron varios ex funcionarios de los servicios mexicanos de inteligencia al rotativo.

La investigación que documenta 76 nuevos intentos de infección ha sido elaborada por The Citizen Lab, la organización internacional Artículo 19 y las mexicanas R3D y SocialTIC. "Es claro que quieren que sepamos que nos están espiando, y que saben de nuestros hijos y de nuestra vida privada", mencionó el periodista Carlos Loret de Mola.

Algunos de ellos ofrecieron una rueda de prensa, incluyendo Carmen Aristegui, conductora del programa 'Aristegui' de CNN en Español.

Dijeron que fueron víctimas de ataques con este software Mario Patrón, Stephanie Brewer, y Santiago Aguirre, colaboradores del Centro Productos Miguel Agustín Pro Juárez; los periodistas Rafael Cabrera, Sebastián Barragán y Carmen Aristegui, de Aristegui Noticias, así como el hijo adolescente de ella, Emilio Aristegui.

Es una organización independiente que ha investigado casos como la ejecución extrajudicial de 22 personas en Tlatlaya, Estado de México, en junio del 2014, así como la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, entre otros casos.

Otro de los afectados fue Juan Pardinas, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), impulsor de una ley anticorrupción. Es decir, que hay pruebas científicas que delatan quién ha espiado a periodistas y activistas y cómo lo ha hecho.

La organización aseguró que fue blanco de espionaje debido a sus "investigaciones sobre corrupción e impunidad".

El periodista Carlos Loret insiste en que no se trata de un asunto menor. "Pero tener pruebas de que somos víctimas de una vigilancia real - confirma que estamos bajo amenaza".