Fácil y cómodo debut de Rusia en la Copa Confederaciones

Ajustar Comentario Impresión

Así, ante la atenta mirada del presidente del país más extenso del mundo, Vladimir Putin, y del presidente de la FIFA, Gianni Infantino (antes del inicio del encuentro, en la ceremonia inaugural, ambos ofrecieron unas palabras), Rusia se subió a lo más alto de su grupo en la Copa Confederaciones justo ante uno de los equipos que podría llegar a enfrentar a la Selección Argentina.

Pero sería Glushakov el encargado de abrir la pizarra gracias a una equivocación de la zaga neozelandesa que perdió el balón en la salida, lo cual fue aprovechado por el mediocampista del Spartak, quien no perdonó y mandó a guardar la de gajos.

Los visitantes pudieron descontar a falta de poco más de 10 minutos de juego, con acciones del centrocampista Ryan Thomas, quien se resbaló en una oportunidad de oro al pegarle al balón y enviarlo a las gradas, mientras el defensa Tommy Smith no pudo burlar el muro que constituyó el portero Igor Akinfeev.

Recibió un balón largo, encaró a Marinovic y al intentar regatearle cayó al entrar en contacto con el guardameta, en lo que pareció más una simulación que una pena máxima.

En la segunda parte, los rusos arrancaron con la intención de cerrar cuanto antaño el partido y a los cuatro minutos de la reanudación Marínovic salvó a su equipo al despejar admirablemente el cabezazo de Poloz y el posterior rechace a bocajarro de Yerojin. La organización le concedió el permio al jugador del partido a Smolov, autor del segundo tanto.

Sin estar colmadas las tribunas, a pesar de que jugaba la selección anfitriona, Rusia venció a Nueva Zelanda y comenzó con el pie derecho su participación en el certamen. "Yo creo que nos ilusionamos mucho (tras el empate frente a Portugal), así que ante Nueva Zelanda y Rusia creemos que tenemos todas las posibilidades de ganar los dos juegos".

También mañana, pero desde las 15 por el Grupo B, debutará Chile, ganador de las últimas dos Copas América en 2015 y 2016, frente a Camerún, campeón africano. 2-0, min.69: Smólov.

Un Putin de buen humor aplaudió el debut de su selección, que se impuso 2-0 a Nueva Zelanda en el notable estadio del Zenit de San Petersburgo, uno de los equipos de más roce internacional del país.