Cuba no negociará bajo presión de EE.UU

Ajustar Comentario Impresión

Dirigentes de la disidencia radical acogieron con beneplácito el endurecimiento de la política de Donald Trump hacia Cuba, pero líderes moderados consideraron este sábado que es una política condenada al "fracaso".

Y aunque dijo que iba a "cancelar el acuerdo completamente desequilibrado del gobierno anterior con Cuba", lo cierto es que en concreto sólo presentó dos cambios.

Trump fijó medidas más estrictas para controlar que los estadounidenses que viajen a la isla lo hagan, en efecto, en el marco de las 12 categorías ya implementadas por Obama, ninguna de las cuales incluye el turismo. "Aplicaremos el bloqueo", sentenció.

La OFAC permitirá viajar de manera individual a aquellos estadounidenses que hayan iniciado los trámites "antes de la emisión de los próximos reglamentos". Agregó que se tomarán los pasos para asegurar que los dólares gastados por quienes sean autorizados a viajar, vayan a los bolsillos de los cubanos y no a entidades del gobierno.

En un teatro de la ciudad floridana, ante el sector más reaccionario de la comunidad cubanoamericana, el mandatario republicano reiteró el viernes su retórica hostil hacia el proceso de normalización de las relaciones entre Washington y La Habana. Las aerolíneas de Estados Unidos y los cruceros seguirán autorizados a viajar a la isla, mientras que la política de "pies mojados, pies secos" -que permitía que la mayoría de los inmigrantes cubanos que llegaran a Estados Unidos permanecieran en el país y al final se convirtieran en residentes permanentes legales, algo a lo que puso fin Obama- no será restablecida. Tampoco se cortará el envío de remesas a Cuba.

En entrevista, dijo que ello "constituye un grave error del presidente Donald Trump, que terminará dañando no sólo al pueblo cubano, sino también a los intereses estadunidenses vinculados a la isla; merece una enérgica condena".

"No vamos a levantar las sanciones sobre el régimen cubano hasta que todos los prisioneros políticos sean liberados; (que la) libertad de reunión y expresión sean respetadas; todos los partidos políticos sean legalizados y se programen elecciones libres con supervisión internacional", sostuvo.

Apunta que la administración Trump recurre a "métodos coercitivos del pasado", al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, que "provoca daños y privaciones" al pueblo cubano y constituye un "innegable obstáculo" al desarrollo de la economía de la isla.

Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente.