Cuba denuncia el descaro de Trump

Ajustar Comentario Impresión

"Durante décadas hemos pedido que se levante la prohibición de viajar a Estados Unidos y el embargo contra Cuba", dijo, aludiendo la prohibición unilateral impuesta por Estados Unidos más de medio siglo atrás para conducir transacciones comerciales con la Isla. "Protesto por este escarnio y emplazo al gobierno de Estados Unidos a demostrar que el presidente Trump no estaba acompañado por terroristas".

El ministro de Relaciones Exteriores cubano ha descrito el discurso de Donald Trump en el que se esboza una nueva política hacia la isla como un "espectáculo grotesco", diciendo que "nunca negociaremos bajo presión o bajo amenaza" y negamos regresar a los fugitivos estadounidenses que han recibido asilo en Cuba.

Rodríguez recordó que con este giro en la política exterior de Washington Trump no sólo ignora el apoyo mayoritario del Congreso de EEUU al levantamiento del bloqueo económico a Cuba, sino también el parecer del sector empresarial y, en general, de la opinión pública estadounidense.

En una rueda de prensa desde Viena, Austria Rodríguez rechazó la actitud de Trump y consideró que los hechos anunciados son insostenibles en el tiempo.

"Restringirán las libertades de los ciudadanos estadounidenses, costarán más dinero a los contribuyentes, reducirán las oportunidades de sus compañías y empresarios frente a su competencia".

"El presidente Trump nuevamente mal asesorado, que había perdido el voto en los condados de mayor residencia de cubanos, toma decisiones que favorecen intereses mezquinos y a un puñado de políticos", enfatizó Rodríguez.

"En uso de la ley nacional, el derecho internacional y la tradición latinoamericana, Cuba ha concedido asilo político o refugio a luchadores por los derechos civiles de Estados Unidos y estas personas no serán retornadas" a ese país, que carece de base legal, política y moral para reclamarlos", espetó Rodríguez.

"Unimos nuestra voz a la del pueblo libre y soberano de Cuba y a su Gobierno, a la de los pueblos y organizaciones sociales de toda la Tierra y a las voces de rechazo del propio pueblo estadounidense y sus fuerzas progresistas y democráticas", asevera. "No pediremos a nadie opinión ni permiso", sostuvo Rodríguez. "No hay dudas de que la historia obligará a un presidente de los EE.UU. a levantar el bloqueo y a normalizar las relaciones con Cuba, y tendremos la paciencia, la resistencia y trabajaremos hasta que eso ocurra".

Diversas fuentes de la administración estadounidense han avanzado que es probable que este viernes Trump protagonice un acto en Miami, epicentro del anticastrista exilio cubano, en el que anunciará el resultado de la revisión que encargó nada más llegar al poder sobre la política de normalización de relaciones con Cuba iniciada por Obama y el presidente cubano, Raúl Castro, en diciembre de 2014. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.