Cuba asegura que no negociará bajo presión con EEUU

Ajustar Comentario Impresión

El diario destacó que lo que ha cambiado es la retórica en Washington con enfásis en "la represión cubana y su vinculación con cualquier aproximación a la reforma política, que reemplazan las frías garantías de Obama de que el compromiso constructivo gradualmente generará más libertad y prosperidad". No volverá a aplicar la política de pies secos, pies mojados, que permitía que los cubanos que llegaran a suelo estadounidense se quedaran en el país. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado.

Nuevamente el Gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962, que no solo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obstáculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países, concitando el rechazo internacional.

En la jornada, el mandatario estadounidense presentó la nueva política de su gobierno hacia Cuba, que deja sin efecto algunos aspectos de la aproximación que se había iniciado en diciembre de 2014 y que condujo al restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

Posteriormente haremos un análisis más profundo del alcance y las implicaciones de este anuncio.

Castro ha contestado de manera contundente, al asegurar que dichas determinaciones "no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas".

"El pueblo cubano disfruta de derechos y libertades fundamentales, y exhibe logros de los que se siente orgulloso y que son una quimera para muchos países del mundo, incluyendo a los propios Estados Unidos", aseveró.

Con el pretexto del respeto a los derechos humanos, el nuevo inquilino de la Casa Blanca, mal asesorado, pretende imponer a Cuba condicionamientos de cambio de régimen social y de sistema político, apuntó el también profesor de la universidad de la Isla de la Juventud.

Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones. Se mantendrán los lazos diplomáticos trabajosamente restaurados en 2015, no se impondrán nuevas sanciones comerciales y los cubanos conservan su derecho de viajar a Estados Unidos así como enviar remesas a la isla.

Recordamos que Cuba es Estado Parte de 44 instrumentos internacionales sobre los derechos humanos, mientras que los Estados Unidos lo es solo de 18, por lo que tenemos mucho que mostrar, opinar, y defender.

"Todo lo que prometió en su campaña lo está cumpliendo, y no lo hace mejor por la oposición", dijo a Efe Isabel Santiago, nacida en Cuba y quien se apostó a las fueras del teatro con nombre de uno de los líderes de la Brigada 2506 de la Bahía de Cochinos, con bandera estadounidense y el consabido gorro rojo de campaña con el mensaje "Hacer EEUU grande de nuevo". Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.

Comentó además que en los últimos años, Cuba retornó al país del norte a 12 ciudadanos estadounidenses fugitivos de la justicia de aquella nación, lo que calificó como un "acto de buena voluntad".

"Los cambios que sean necesarios en Cuba los decidirá, soberanamente, el pueblo cubano, únicamente el pueblo cubano, como siempre lo ha hecho".